nstrumento de medición de adicción al sexo mas

Las formas de proceder sexuales apremiantes (CSB), asimismo conocidas como trastorno hipersexual, o adicción sexual, se identifican por la utilización no apto o elevado de fantasías sexuales o accionar que llevan a la angustia subjetiva o deterioro del desempeño períodico. Entre los hábitos mucho más expresados ​​por personas con este género de trastornos están, la masturbación apremiante en un 38-83%, las formas de proceder cibersexuales en un 34-72%, la práctica de sexo anónimo con extraños en un 21-92% múltiples parejas sexuales en un 12-40% y tener relaciones íntimas retribuidas en un 12-20%. Puntualizar que el abuso del cibersexo tiene relación en general al consumo de pornografía y al empleo de chalas de chats sexuales, siendo las dos enormemente ejecutadas por hombres con trastornos del control de impulsos sexuales. En la mayoría de los casos, en USA se ha calculado que cerca del 6% de la población tiene un trastorno de estas peculiaridades, y que por lo menos el 2% de los alumnos cumplen los criterios para diagnosticarlos.

Además de esto, las revisiones del tema hasta la actualidad hallan una asociación en medio de estos trastornos y otro género de trastornos siquiátricos, como trastornos cariñosos, control de impulsos, ansiedad, trastornos por consumo de substancias, etcétera.

Ciertas conclusiones

La investigación dio diferencias importantes según la identidad sexual en la variable adicción al sexo, además de esto se puede ver que los competidores de la red social LGBT muestran mucho más puntuaciones; de la misma forma, hay diferencias según la situación sentimental, con independencia de la orientación sexual.

En la población heterosexual se destaca la adicción al sexo y al fetichismo y se relaciona de manera directa con la dependencia sensible, al tiempo que en la red social LGBT la dimensión de encuentros sexuales se relaciona de manera significativa con la dependencia sensible.

En el momento en que el deseo se transforma en un inconveniente

Vivir una vida sexual plena es satisfactorio y saludable. No obstante, la adicción al sexo, como todas y cada una de las adicciones, tiene unas secuelas negativas. No guarda relación con disfrutar de una vida sexual activa y plena, puesto que hablamos de un trastorno que impide llevar una vida habitual y hace difícil ocupaciones cotidianas. ¿Cuáles son las secuelas mucho más comunes del trastorno compulsivo sexual?

  • El peligro de contraer anomalías de la salud de transmisión sexual incrementa.
  • Problemas médicos mental como ansiedad y también irritabilidad en el momento en que se desea tener sexo en ese exacto instante y es imposible. Asimismo puede presenciar angustia y depresión pues es inútil de supervisar sus impulsos y deseos con relación al sexo. Aparte de sentimientos de vergüenza y responsabilidad.
  • Adversidades para detallar relaciones entre personas y empora las que tiene.
  • En algunas oportunidades, inconvenientes económicos para gastar dinero en servicio sexuales, cibersexo o pornografía.
  • Consumo de substancias para calmar los efectos negativos que genera la adicción al sexo.

Deja un comentario