neurobiologia de la adiccion a la comida

  • La obesidad tiene una relación directa con el avance de sobra de cien anomalías de la salud como diabetes, apnea del sueño, osteoartritis, hipertensión, sufrimientos cardiovasculares y múltiples géneros de cáncer.
  • Se calcula que por lo menos 1.900 millones de mayores y 340 millones de pequeños y jovenes sufren esta patología.
  • Unicef ​​cataloga México como el país con la mayor tasa de obesidad infantil de todo el mundo.

A lo largo de las últimas décadas la obesidad se convirtió en un serio problema médico pública global. Con base en la Organización Mundial de la Salud (OMS), ahora alcanzó des epidémicas de preocupación. Se calcula que desde 1975 esta patología se ha tresdoblado. Por consiguiente, en 2016 había 1.900 millones de mayores y 340 millones de pequeños y jovenes damnificados. Pero si bien no se intente una justificación, en este momento se conoce que la adicción a la comida es verdadera y debe ver con ciertas moléculas.

droga

El papel del receptor de la dopamina D2

Otro de los descubrimientos del estudio es el papel del receptor de la dopamina D2 a nivel cortical en la adicción a la comida. Este receptor había estado implicado en la adicción a drogas por su actuación a nivel de áreas subcorticales y, particularmente, del sistema límbico. En este estudio se identifica por vez primera de qué forma la adicción a la comida genera una sobreexpresión del gen del receptor de la dopamina D2 a nivel del córtex prefrontal y esta sobreexpresión está implicada de manera directa en la pérdida de control de la ingesta.

“La identificación de un área cortical concreta en la pérdida de control de el consumo de comida puede ser atrayente para la prevención y régimen de este trastorno. Las áreas corticales son las construcciones cerebrales de máximo orden jerárquico para el control de la conducta y representan por consiguiente áreas cerebrales de un colosal interés terapéutico”, ofrece Rafael Maldonado, directivo del Laboratorio de Neurofarmacología-Neurophar de la UPF y entre los líderes del estudio.

Una adicción afín a la de las drogas

Hoy día existe alguna disputa sobre de qué manera clasificar la ingesta desmesurada de alimentos. Los estudiosos fortalecen la iniciativa de que esa adicción existe y tiene especificaciones recurrentes a la adicción a las drogas.

Los estudiosos hallaron que los animales adeptos detallan una disminución de la actividad del circuito relacionado con la recompensa y el exitación. No obstante, los animales resilientes tienen el circuito mucho más activo.

Deja un comentario