netflix documental adiccion a las redes sociales

El problema de las comunidades (2020), de Jeff Orlowski, es un reportaje que está libre en Netflix y que fue producido para esta interfaz. Trata de manera amena un tema pertinente y de hoy: los peligros sicológicos y políticos de redes como Fb, Twitter y también Instagram. Si bien la materia sea parcialmente novedosa y si bien consigue patentizar el reto que representa este avance tecnológico, el reportaje tiene la restricción de ser solo temático y prestar un análisis poco elaborado.

Alén de sus debilidades

Pese a su parte floja, El problema de las comunidades merece la pena. No por nada ha levantado ampulla desde el momento en que fuera estrenado en la interfaz de Netflix. Hay bastante por entender aquí, bastante que meditar y bastante que revisarnos una vez se concluya.

No obstante, es verdad que el internet y las comunidades cambiaron la raza humana. Asimismo hay varias cosas positivas en este modo donde se ha conectado el planeta. No obstante, en oposición al sistema capitalista y vertical de los negocios y de las sociedades, nos encontramos en una situación donde ganan un puñado de personas. Al tiempo que el resto de todo el mundo sacrifica(s) lo mucho más apreciado de sí.

drogas

Qué enseñanza deja la película El problema de las comunidades

La primordial enseñanza sobre la película El problema de las comunidades podría girar en torno al encontronazo negativo que ejercitan las comunidades sobre nuestras vidas, formas de proceder y pensamientos; hasta el punto de no ser siendo conscientes de la adicción que causan.

La intención del reportaje es la de proteger la teoría de que sí, convivimos con las redes, pero es esencial y preciso educarnos sobre el inconveniente de su empleo indiscriminado. El producto somos nosotros y su misión es hacer dinero.

¿De qué va?

En lo que se refiere al contenido, es increíble que se señale, que el inconveniente se produce por el modelo económico de las comunidades, o sea, su forma de hacer monetizable. De este modo el muelle está en medio y no en el final, que es vender propaganda. El auténtico cliente son los publicistas y asegura que los individuos son el auténtico producto. Cuanta mucho más propaganda reciba el usuario, mucho más ganancias recibe la compañía digital. Hete aquí el origen del inconveniente.

¿De qué forma realizar para vender mucha propaganda? ¡Haz que la multitud invierta bastante tiempo de su historia en las comunidades! ¡Hazlos adeptos! Y sí, en el momento en que charlamos de adicción charlamos de dependencia; como sucede con la una gran parte de los clientes de las comunidades, como tú y como yo.

Deja un comentario