necesito un psicólogo especialista en adicciones en madrid

El 29 de septiembre empieza el llamado ‘Estiu de Sant Miquel’ (cuyo patrón es el 29 de septiembre), pero solo van a ser unos días de tregua para rememorar el verano con subida de las temperaturas. Como todos entendemos, desde el 23 de septiembre comenzamos el otoño y con él llegan la disminución de horas de sol, una rápida bajada de las temperaturas, las primeras precipitaciones,…

Todo lo mencionado puede traducirse en un síndrome famosa como astenia otoñal, y que puede modificar de manera aproximadamente pronunciada la seguridad mental y física de un individuo sana a lo largo de las primeras semanas de esta estación.

Tácticas para estudiar a vivir sin temor

Las próximas tácticas fueron desarrolladas para que nos sea más fácil el sendero hacia una vida plena y libre de temores insignificantes. Colócalas en práctica para sacar los pensamientos sombríos de tu cabeza y de este modo subir tu calidad de vida.

El temor es nuestro aliado. Merced a él tenemos la posibilidad de sostenernos apartados de los riesgos que nos avizoran siquiera los aguardamos. Por consiguiente, es habitual sentir temor antes de mudar de trabajo, antes de finalizar una relación y antes de mudarnos de localidad, pues el temor es una alarma interna que nos advierte que las cosas tienen la posibilidad de no salir como deseamos.

Por qué razón se crean adicciones

Hay múltiples causantes por los que un individuo puede ser adepta y se resaltan los tres casos siguientes.

La genética juega un papel esencial es esta clase de anomalías de la salud mentales, puesto que si contamos un antecedente de algún familiar con adicciones anteriores tenemos la posibilidad de ser aún mucho más predispuesto a caer en esta clase de vicios. Por otro lado, hay personas mucho más dispuestas que cierto género de substancias les afecten mucho más que a otras.

¿De qué forma es requisito un sicólogo en el desarrollo de desintoxicación?

En una etapa media del régimen, se marcha negociando con el tolerante los objetivos terapéuticos y las tácticas a proseguir para lograrlo. Mudar el modo de vida, efectuar ocupaciones agradables, rodearse de un ámbito popular sano y de asistencia son ejemplos de los primeros objetivos en hallar con el tolerante. Asimismo se procuran las reacciones y formas de proceder desadaptativas que precipitan o sostienen el consumo, ciertas son visibles y perceptibles, pero otras mucho más bien difíciles de ver. En estos instantes del régimen empiezan a enseñarse tácticas para el manejo de la ansiedad como técnicas de relajación o de exposición. Se trabaja la autovaloración y el autoconcepto y las esperanzas de autoeficacia. Además de esto, comienzan a enseñarse capacidades sociales y técnicas de asertividad para enfrentar de manera adaptativa los inconvenientes entre personas. A lo largo del desarrollo de restauración, el tolerante puede presenciar diferentes inconvenientes que compliquen el progreso en el régimen. Varios tienen relación con enfrentamientos entre personas que no tienen idea conducir o tienen adversidades. Es esencial en una etapa mucho más avanzada del régimen desarrollar capacidades sociales y de comunicación como estudiar a poner límites, decir que no, ser asertivo con el resto, proteger los derechos propios, etcétera. Estas tácticas es conveniente trabajarlas en terapia grupal en tanto que de esta manera los pacientes tienen la posibilidad de poner en práctica lo aprendido con otra gente.

Otro punto esencial que trabajan los psicólogos con los pacientes es de qué manera enfrentar las recaídas y de qué forma prevenirlas. Se procuran las “puertas abiertas” que tiene el tolerante, mediante las que se genera la recaída y se procuran resoluciones concretas a fin de que no vuelva a ocurrir. Para la prevención de recaídas primero se identifican las ocasiones de peligro de cada individuo, tras desarrollar tácticas de afrontamiento para estas ocasiones problemáticas, se trabajan las esperanzas de control o la seguridad excesiva que provoca que descuidemos puntos esenciales de la nuestra conducta adictiva y por último se mira el modo de vida del tolerante a fin de que nada prosiga perjudicando el desarrollo. El objetivo del desarrollo terapéutico llega en el momento en que el tolerante ha aprendido y practicado todas y cada una de las tácticas nombradas previamente y las ha interiorizado como parte. De este modo va a poder sobrepasar cualquier situación problemática del futuro sin requerir la adicción para encararla. Este desarrollo es afanoso pero muy enriquecedor para la persona. Desde ATiempo Addicciones aconsejamos que si te hallas inmerso en un inconveniente similar no tengas dudas en buscar asistencia terapéutica, es la manera mucho más eficiente de arreglar esta llamada de atención en el sendero.

Deja un comentario