mi extraña adiccion adicta a ser bebe completo

Una mujer de 44 años oriunda del Reino Unido y también identificada como Lisa Anderson, tiene una extraña adicción que ocasionó una enorme convulsión entre aquéllos que se enteraron de esta novedad: no puede dejar de comer talco para bebés

Esta peculiaridad comenzó en el momento en que atendía a su quinto bebé, hace 16 años, en el momento en que comenzó a consumir talco Johnson’s Baby Powder. “Había algo de polvo que había salido de la parte de arriba de la botella. Tuve la inmediata urgencia de comerlo y sencillamente no pude combatir contra él. Sencillamente lo lamé de mi mano y verdaderamente lo gocé”, explicó la mujer.

Frente todo, ¿qué es una adicción?

La adicción puede definirse como la necesidad fuerte y amenazante de tener una cotidianeidad con un accionar o tener un enorme interés por algo. Asimismo se considera una patología crónica del cerebro, que tiene como propósito achicar los escenarios de ansiedad a través de ocupaciones con patrones viciosos.

Pasos para dejar las drogas solo

  • Para determinarte a dejar una adicción solo o aun con una intervención profesional, es esencial estimar la motivación por la que se busca este abandono del consumo.
  • Está claro que dejar de consumir te va a hacer tomar mucho más control de tu vida y te dejará lograr las misiones y objetivos que quieras.
  • Además de esto, dejar el consumo de substancias va a mejorar tu calidad de vida y evitará el avance de anomalías de la salud y problemas médicos socios al consumo de drogas.
  • No obstante, asimismo las motivaciones como el estado familiar, las ambiciones personales o laborales y las esperanzas del futuro, entre otros muchos, tienen la posibilidad de representar un motivador esencial para sostener tu enfoque en la restauración.
  • Ciertas tácticas que te asistirán a tu restauración son:
  • Establece objetivos claros y toma la determinación de mudar. Puede ser opción mejor detallar una misión que logres de manera progresiva que procurar dejar las drogas de cuajo por ti solo. Disminuye paulativamente tanto la cantidad como el número de dosis.
  • Redacta los motivos por los cuales deseas dejar el consumo y tenlos presentes para recordarlos siempre y cuando sean precisos.
  • Cambia tu ámbito distanciándote de la gente similares con el consumo de drogas.
  • Haz que sea bien difícil hallar la substancia, por poner un ejemplo, repudia las drogas e impide llevar efectivo contigo para achicar el peligro de obtener mucho más.
  • Impide estar poco entretenido o bastante desempleado.
  • Cambia tus hábitos introduciendo ocupaciones o vías de escape que consigas efectuar en el momento en que te sientas abrumado por la ansiedad de consumir. No cambies una substancia por otra adicción compensatoria.
  • Determínate a decir “No” en el momento en que te brinden substancias que te inciten a regresar a consumir.
  • Comienza una dieta equilibrada y llena de nutrientes como vitaminas y minerales.
  • Comienza a efectuar actividad física moderada sin caer en prácticas extenuantes u obsesivas.
  • Busca asistencia técnica para recibir régimen, esto asimismo es tomar en tus propias manos tu restauración.

Dejar las drogas y otras adicciones supone un desarrollo difícil que implica puntos tanto físicos como mentales, sentimentales y biológicos.

droga

5 causas primordiales por las que los adeptos manipulan

¿Por qué razón los adeptos manipulan a quienes les cubren? Como amigo, cónyuge o hermano de un dependiente, no en todos los casos es simple entender por qué razón un individuo manipula de manera continua a quienes mucho más la desean. Pese a los hábitos confusos, hay múltiples causas clarísimas por las que la gente adeptas manipulan a quienes les cubren.

  • Precisan estar en control. No es extraño que la gente adeptas se sientan desde adentro impotentes pues están controladas por la necesidad de drogas o alcohol. En cambio, un dependiente procurará de forma frecuente supervisar su ambiente y todos los otros para compensarlo.
  • Sus intensos anhelos son justificación de hábitos manipuladores. La adicción se identifica por una necesidad física y sicológica incontrolable de drogas, lo que hace difícil que un individuo se resista a emplearla, pese a sus secuelas. La gente adeptas tienen la posibilidad de llevar a cabo cualquier cosa por conseguir el fármaco de su decisión y emplear su necesidad como justificación para todas y cada una de las patrañas y manipulaciones.
  • Tienen una aptitud achicada para el pensamiento propósito y las resoluciones. La adicción a las drogas y el alcohol cambia la manera en que marcha el cerebro, complicando que la gente adeptas piensen con claridad y tomen resoluciones sabias. Si bien varios adeptos de «prominente desempeño» tienden a sostener las cosas juntas el suficiente tiempo para hallar una testera, ocasionalmente, la adicción asoma su feo cabeza y las cosas se deshacen.
  • La desesperación se apropia de cualquier sentido de la ética. La gente que son adeptos al alcohol o las drogas sienten una fuerte necesidad física y sicológica de utilizar. Es una obsesión trascendente que sobrepasa los pensamientos, acciones y deseos de la persona hasta el momento en que se consumen absolutamente, completamente agobiados por el próximo golpe. En ese estado, solo importa, aun el confort y los sentimientos de los conocidos cercanos.
  • Su culpa es paralizante. Aun en el momento en que un dependiente se da cuenta del mal que han provocado, la culpa y la vergüenza tienen la posibilidad de ser bastante pesadas para encararlos. Habitualmente, los adeptos se abochornan de soliciar asistencia o sentir que es tarde para ellos. Entonces, la manipulación, las patrañas y el abuso de drogas sencillamente prosiguen.

Sobre Adicción y Espiritualidad. Una visión Junguiana.

Atrayente entrevista a Marion Woodman, analista Junguiana.

Traducido del inglés por Juan Carlos Alonso.

Deja un comentario