mi extraña adiccion adicta a las cenizas

Una mujer estadounidense adquirió un hábito bastante extraño tras quedarse viuda. Casey, nativa de Tennessee, comenzó a comer las cenizas de su exmarido, fallecido en el 2011, solo un par de años tras su matrimonio.

No hay programa Mi extraña adicción, TLC? Ella descubrió que los dos eran indivisibles antes de su muerte, y que tras la desaparición de su marido ella transporta sus cenizas donde desee que vaya, como una suerte de consuelo.

Fue el trauma de esta pérdida lo que le llevó a asumir una conducta fuera de lo normal: comenzar a acompañarse por las cenizas del marido.

Youtube: tlc uk

Casie mostró en un programa de TLC uk como hace toda la vida sin distanciarse jamás un solo centímetro de la urna que tiene dentro la fotografía de quien hace solo poco hace un tiempo, era su flamante nuevo marido. Esta conducta se encontraba fuera de lo normal, pero por lo menos era beningna. La que le prosiguió fue algo mucho más alarmante.

Las adicciones mucho más extrañas: Muñecas sintéticas

Un hombre de 40 años está intensamente enamorado de mujeres falsas .

Se da a entender como Davecat. Vive en Detroit, USA.

Procedimiento para no comerse todas y cada una de las cenizas de su marido ya que teme «perderlo»

En todo el tiempo es obvio que las cenizas se fueron agotando. Por temor a perder nuevamente su marido halló un procedimiento para prolongar su mordisco.

«Primero me levanto el dedo y lo sumerjo, hago un remolino a fin de que quede bien embrutecido y después me lo como».

Dieta a partir de cristal

Lo habitual es que para subir de peso tengamos una dieta alta en calorías y proteínas, como tiende a suceder en la mayor parte de las situaciones. No obstante, para varias personas la comida puede ser cualquier cosa que logren consumir, alén de que sea amenazante e inclusive mortal. Entre las adicciones extrañas que se vieron es la de John, cuyo consumo recurrente de cristales.

A esto es conocido como Hyalophagia, que es la adicción a consumir toda clase de cristalería, que van desde platos, pasando por vasos hasta llegar a lámparas. Precisamente, se encuentra dentro de las prácticas mucho más peligrosas que hay para el cuerpo, puesto que no está acondicionado para digerir esta clase de elementos. No lo procures en el hogar.

Deja un comentario