mi extraña adiccion adicta a comer piedras

BecConsell: «Controla tus extrañezas»

«Mi nombre es Kesha, tengo 34 años y me chifla comer papel del váter». De este modo empieza la intervención de una muchacha que participa en el software estadounidense Mi extraña adicción. No puedo eludir preguntarme… ¿a cuánto estarías preparado para hallar un minuto de popularidad? Kesha es con la capacidad de comer papel del váter sin cesar en la tele, pero no es la única.

Pasos para dejar las drogas solo

  • Para determinarte a dejar una adicción solo o aun con una intervención profesional, es esencial estimar la motivación por la que se busca este abandono del consumo.
  • No hay duda de que dejar de consumir te va a hacer tomar mucho más control de tu vida y te dejará lograr las misiones y objetivos que quieras.
  • Además de esto, dejar el consumo de substancias va a mejorar tu calidad de vida y evitará el avance de anomalías de la salud y problemas médicos socios al consumo de drogas.
  • No obstante, asimismo las motivaciones como el estado familiar, las ambiciones personales o laborales y las esperanzas del futuro, entre otros muchos, tienen la posibilidad de representar un motivador esencial para sostener tu enfoque en la restauración.
  • Ciertas tácticas que te asistirán a tu restauración son:
  • Establece objetivos claros y toma la determinación de mudar. Puede ser opción mejor entablar una misión que logres de manera progresiva que procurar dejar las drogas de cuajo por ti solo. Disminuye paulativamente tanto la cantidad como el número de dosis.
  • Redacta los motivos por los cuales deseas dejar el consumo y tenlos presentes para recordarlos siempre y cuando sean precisos.
  • Cambia tu ámbito distanciándote de la gente similares con el consumo de drogas.
  • Haz que sea bien difícil hallar la substancia, por poner un ejemplo, repudia las drogas e impide llevar efectivo contigo para achicar el peligro de obtener mucho más.
  • Impide estar poco entretenido o bastante desempleado.
  • Cambia tus hábitos introduciendo ocupaciones o vías de escape que logres efectuar en el momento en que te sientas abrumado por la ansiedad de consumir. No cambies una substancia por otra adicción compensatoria.
  • Determínate a decir “No” en el momento en que te brinden substancias que te inciten a regresar a consumir.
  • Comienza una dieta equilibrada y llena de nutrientes como vitaminas y minerales.
  • Comienza a efectuar actividad física moderada sin caer en prácticas extenuantes u obsesivas.

    droga

  • Busca asistencia técnica para recibir régimen, esto asimismo es tomar en tus propias manos tu restauración.

Dejar las drogas y otras adicciones supone un desarrollo difícil que implica puntos tanto físicos como mentales, sentimentales y biológicos.

Dieta a partir de cristal

Lo habitual es que para subir de peso tengamos una dieta alta en calorías y proteínas, como tiende a suceder en la mayor parte de las situaciones. No obstante, para varias personas la comida puede ser cualquier cosa que logren consumir, alén de que sea amenazante e inclusive mortal. Entre las adicciones extrañas que se vieron es la de John, cuyo consumo recurrente de cristales.

A esto se le llama Hyalophagia, que es la adicción a consumir toda clase de cristalería, que van desde platos, pasando por vasos hasta llegar a lámparas. Precisamente, pertence a las prácticas mucho más peligrosas que hay para el cuerpo, puesto que no está acondicionado para digerir esta clase de elementos. No lo procures en el hogar.

8 cintas de comida

Conoce a Andrea de Marietta en Georgia, USA, la mujer tan adepta a comer cinta adhesiva que mordisquea 6000 pies de cinta cada mes. La adicción del chaval de 23 años, que está entre las adicciones a la nutrición mucho más extrañas, comenzó hace nueve años y empeoró paulativamente. «La primera oportunidad que comí cinta adhesiva fue en el momento en que me quedé sin chicle, y había cinta» Tomé un pedazo, lo masqué y he estado masticando cinta desde ese momento «, ha dicho.

En este momento come cerca de tres rollos de cinta adhesiva todos y cada uno de los días, así sea mientras que ve la televisión o en el momento en que charla por teléfono con sus amigos, Andrea está enganchada. Andrea transporta un soporte de cinta adhesiva para lograr conseguir su dosis en todo instante. Comentando en la cámara, revela de qué manera se come la cinta Ella ha dicho: ‘Generalmente, tomo esa proporción de cinta (en torno a 4 centímetros) y sencillamente me la meto en la boca y comienzo a masticar.

dependiente

En el momento en que admite que el dependiente a su historia lo está manipulando, es esencial rememorar que tiene todo el derecho de protegerse contra daños físicos, sentimentales y mentales, tienes derecho a expresar tus propias críticas y pretensiones, y mereces es ser tratado con respeto. a quien procura manipularlo no le agradará percibir estas cosas, es fundamental que comience por detallar límites.

Todavía puedes estimar a tu amigo o familiar dependiente sin sacrificar tu felicidad o ceder a las formas manipuladoras. En verdad, al defenderte y negarte a ser manipulado, aun puedes empujarlos a percatarse de que precisan mudar y tienen que buscar asistencia para su adicción.

Deja un comentario