memoria en las adicciones te hace volver a consumur

Absolutamente nadie puede denegar que las drogas tienen una secuencia de efectos sobre el organismo y, singularmente, en nuestro sistema inquieto. Comunmente, la gente que consumen estas substancias procuran presenciar los efectos que estas drogas les dan. Si bien en un corto plazo, estos efectos tienen la posibilidad de parecer agradables, un empleo continuado de una sustancia puede llegar a tener secuelas muy dañinos para el sistema inquieto. ¿Cuáles son los efectos específicos que hace el consumo de drogas sobre el cerebro?

 

La tercera etapa de restauración es la abstinencia prolongada o etapa del muro. Es indudablemente, entre las mucho más temidas por los pacientes puesto que piensa o lo viven como un retroceso ya que el nivel de energía baja, emotivamente la persona se siente apática, triste y en ciertos casos se expresan estados de anhedonía. Puede llegar a perdurar entre 3 y 4 meses; la persona puede confrontar a cambios prácticamente continuos en su modo de vida, sentimientos de tristeza y íra, soledad, enfrentamientos familiares, su historia sexual puede verse perjudicada, tienen la posibilidad de reaparecer los deseos de consumo…

Todo lo mencionado puede conducir a la persona a opinar que jamás se marcha a recobrar, incrementando de este modo su desesperanza frente a la situación y las posibilidades de recaída que acostumbran a justificar mediante su estado anímico. Podemos destacar la relevancia que tiene para los familiares el saber de esta etapa y recalcar que todos estos cambios se continuan en la correcta estabilización de la neuroquímica cerebral y que los síntomas van a pasar transcurrido el tiempo.

Incremento del umbral del exitación: pérdida de control

La substancia adictiva y los estímulos que se relacionan con la pérdida de control consiguen un enorme poder de recompensa que predomina sobre algún otro estímulo interesante .

Esto se genera por acondicionamiento y desajustes en el umbral del exitación, con lo que la persona se habitúa a escenarios de exitación altísimos producidos por la sustancia y otro estímulo no es con la capacidad de provocarlo.

La persona adepta de a poco fué teniendo cambios sobre multitud de contextos: campo popular, como el abandono progresivo de ocupaciones previamente agradables; el campo laboral en el que se marcha reduciendo la efectividad del ejercicio o se aumenta el absentismo; en la esfera interpersonal reduciendo las relaciones y con uno mismo.

Al tiempo, perjudica a multitud de áreas; fisiológica, física, sicológica, etcétera. Aquí vamos a comentar, resumidamente, los cambios en el cerebro que padece un dependiente.

¿Por qué razón se consumen drogas?

No es sencillo contestar, en verdad sería irrealizable aglutinar todos y cada uno de los casos en una sola causa. Es cierto que el día de hoy hay una genuina preocupación popular sobre la que domina un enorme desconocimiento, asimismo popular.

El consumo recurrente y también profundo de drogas genera un encontronazo sobre el organismo para el que no está listo. Por otro lado, no tenemos la posibilidad de aislar estas substancias de empleo recreativo de la sociedad que ha permitido la explosión del consumo. Habitualmente, el ambiente popular no solo hace aparición como facilitador, sino más bien asimismo como motivador, normalizando o adulterando los efectos negativos del consumo o acentuando los inconvenientes de los que la persona desea evadirse.

Deja un comentario