mecanismo de la adiccion a las drogas en el cerebro

Absolutamente nadie puede denegar que las drogas tienen una sucesión de efectos sobre el organismo y, singularmente, en nuestro sistema inquieto. Comunmente, la gente que consumen estas substancias procuran presenciar los efectos que estas drogas les dan. Si bien en un corto plazo, estos efectos tienen la posibilidad de parecer agradables, un empleo continuado de una sustancia puede llegar a tener secuelas muy dañinos para el sistema inquieto. ¿Cuáles son los efectos específicos que hace el consumo de drogas sobre el cerebro?

¿De qué forma afectan a las drogas en el cerebro?

Las drogas son substancias químicas que afectan al cerebro al traspasar en su sistema de comunicación y también entorpecer con el modo perfecto en que las neuronas comunmente mandan, reciben y procesan la información:

  • Ciertas drogas, como la mariguana y la heroína, tienen la posibilidad de encender las neuronas por el hecho de que su composición química imita a la de un neurotransmisor natural. Esta similitud en la composición “engaña” a los receptores y deja que las drogas se adhieran a las neuronas y las activen. Si bien estas drogas imitan las substancias químicas propias del cerebro, no activan las neuronas de la misma lo realiza un neurotransmisor natural, y conducen a mensajes anormales que se emiten por medio de la red.
  • Otras substancias, como las anfetaminas o la cocaína, tienen la posibilidad de ocasionar que las neuronas liberen proporciones inusualmente enormes de neurotransmisores naturales o tienen la posibilidad de impedir el reciclaje habitual de estas substancias químicas del cerebro.

    droga

    Esta perturbación genera un mensaje amplificado en buena medida, que en último término pausa los canales de comunicación.

¿Por qué razón las drogas son mucho más adictivas que las recompensas naturales?

En el momento en que se toman ciertas drogas adictivas, tienen la posibilidad de dejar en libertad de 2 a diez ocasiones mucho más la proporción de dopamina que las recompensas naturales, como comer y tener sexo. En ciertos casos, esto sucede prácticamente inmediatamente (como en el momento en que las drogas se fuman o se inyectan), y los efectos tienen la posibilidad de perdurar considerablemente más que los producidos por las recompensas naturales.

Los efectos resultantes sobre el circuito de recompensas del cerebro son enormes en comparación con los producidos por los hábitos naturales de gratificación. El efecto de una recompensa tan vigorosa incentiva poderosamente a la multitud a consumir drogas constantemente. De ahí que, los científicos en ocasiones comentan que el abuso de drogas es algo que aprendemos a llevar a cabo realmente bien.

Deja un comentario