marcas en la cara con las adicciónes

La adicción a substancias es un padecimiento crónico, recurrente, progresivo ahora ocasiones mortal que se identifica por la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas o medicamentos (fármacos de prescripción médica)

) Secuelas en la piel

  • Reduce el apetito y también impide la correcta absorción de los nutrientes aportados por la dieta (ya que perjudica a la mucosa del sistema digestivo). De esta manera, se crea un déficit sobre nutrición, afectando a todo el organismo y, por consiguiente, a la piel.
  • Es una substancia ansiolítica, incitante del estado anímico y tranqulizante. Al lado de las considerables proporciones de azúcares presentes en estas bebidas, se crean desequilibrios hormonales. Además de esto, inhibe la gluconeogénesis y puede ocasionar resistencia a la insulina o incremento de secreción de andrógenos, ocasionando hirsutismo o acné.
  • Como ahora hemos citado previamente, el hígado es el órgano solicitado de metabolizar el etanol. De este modo, el hígado debe trabajar mucho más de lo común, liberándose mucho más toxinas de lo común y ocasionando la aparición de granos, puntos negros y espinillas.
  • La considerable suma de azúcares sencillos presentes en las bebidas alcohólicas tienen la posibilidad de ocasionar retención de líquidos, lo que puede desatar en una inflamación tanto del cuerpo como en la cara, resaltando en la región del ojo, mostrándose lentes o bolsas.
  • ‘Alcohol flush reaction’: Hablamos de una reacción al alcohol que causa enrojecimientos, máculas y también inflamación en la cara, hombros, cuello, espalda y otras unas partes del cuerpo . Estas reacciones se muestran por la acumulación de acetaldehído (un subproducto del metabolismo del alcohol) debido al déficit de la enzima acetaldehído deshidrogenasa 2 (ALDH2) en el organismo, lo que quiere decir que el hígado no es con la capacidad de metabolizar mucho más alcohol.
  • La piel padece un rápido declive de la edad gracias a la enorme deshidratación que piensa el consumo de alcohol y los metabolitos tóxicos que se crean. De esta manera, las arrugas que ya están se acentúan, hace aparición picor popularizado y eccemas por la sequedad.
  • Angiomas de araña: Son la telangiectasia más frecuente socia a anomalías de la salud hepáticas por abuso de alcohol. Hace aparición clínicamente como una pápula central de color colorado refulgente cercada de vasos brillantes y eritema. Estos angiomas se han asociado con un mayor peligro de hemorragia por varices esofágicas. Los pacientes con cirrosis alcohólica muestran una mayor predisposición para desarrollar angiomas de araña que los pacientes con cirrosis ocasionada por otros causantes.
  • Eritema palmar: Hablamos de un efecto secundario de la cirrosis inducida por el abuso de alcohol que se muestra de manera simétrica en las palmas de las manos y en las plantas de los pies . Tiende a ser asintomático y muestra un aspecto eritematoso y violáceo.
  • Ictericia: Otro síntoma del daño hepático y cirrosis o hepatitis ocasionada por el abuso de alcohol. Hace aparición en el momento en que la bilirrubina consigue escenarios séricos de 2,5 a 3,0 mg/dl o superiores. Se muestra en la parte de abajo de la lengua, el blanco del ojo y la piel con coloración amarilla.
  • Caput medusae: Es una complicación vascular que hace aparición en personas con cirrosis y también insuficiencia hepática. Se muestra en el abdomen como vasos sanguíneos congestionados que sobresalen.
  • Prurito: Puede manifestarse por todo el cuerpo, resaltando en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Su presentación cambia, desde suave a grave y transitoria a crónica y causa hormigueo o irritación de la piel, ocasionando el deseo de rascarse en la región.
  • Contracción muscular de Dupuytren: Hablamos de un nódulo indoloro palpable en el dedo anular (articulación metacarpofalángica) provocado por cambios fibróticos. Esto puede desatar una reducción del rango de movimiento de las articulaciones. Hay otra afección afín llamada Patología de Peyronie, asimismo socia al consumo elevado de alcohol, que resulta de tejido cicatricial fibroso formado en el pene y hace erecciones curvas y dolorosas.
  • Modificaciones pigmentarias: Esas personas con patología hepática crónica ocasionada por el alcohol tienen la posibilidad de desarrollar máculas hiperpigmentadas grisáceas. En pacientes con hipogonadismo secundario asimismo se han visto pigmentación areolar.
  • Urticaria: Debido al consumo de alcohol se tienen la posibilidad de desarrollar placas edematosas y eritematosas en la parte de arriba del leño y las extremidades.
  • Cáncer de piel: El consumo de alcohol incrementa el peligro de cáncer, en tanto que se ha visto una enorme relación entre el consumo de alcohol y las neoplasias de la orofaringe , laringe, esófago , hígado, colon, recto, mama y cánceres de piel de tipo melanoma. Ciertos estudios concluyeron que el consumo de alcohol puede achicar la protección ofrecida por la piel a través de una disminución en la concentración de carotenoides, reduciendo la aptitud de la piel para normalizar el daño de los radicales libres inducidos por los rayos UV, lo que resulta en quemaduras solares y incremento de peligro de cáncer de piel.
  • Psoriasis: Una patología inflamatoria de la piel crónica que perjudica al 2-5% de la población occidental que se identifica por la aparición de máculas rojas y escamosas en la piel que ocasionan picor . El consumo de alcohol puede agudizar las lesiones cutáneas o impulsar su comienzo.

Varios estudios relacionan el consumo excesivo de alcohol con otros hábitos de vida poco saludables, como el sedentarismo, la carencia de reposo, la mala nutrición y el consumo de otras substancias tóxicas para el organismo como el tabaco o drogas ilegales. Todos estos componentes afectan drásticamente a la piel, fortaleciendo todos y cada uno de los causantes nombrados previamente. Por tal razón se aconseja efectuar cambios en los hábitos de vida antes que recurrir a medicamentos y sostener las activas poco saludables para la salud. En todo caso, si presentas inconvenientes en la piel, asiste a la mayor brevedad a un dermatólogo.

Un efecto para cada adicción

Así, Julián Conejo-Mir Sánchez, dermatólogo especialista para la Fundación Piel Sana, enseña que “la afectación cutánea es mucho más recurrente en las drogas que se gestionan por vía parenteral (inyectadas)”. Como un ejemplo muestra que «tanto los abscesos como la celulitis se muestran en un 22 a 65% de los adeptos a drogas que se gestionan así mismo».

Específicamente, “hay una mayor continuidad de dermatitis seborreica y lesiones de hiperqueratosis en los dedos de las manos y en las palmas”. También, en las situaciones mucho más graves puede darse aun un “cambio de la morfología de la cara, con una piel nasal de color rojo, con telangiectasias y punta nasal mucho más achatada y hundida paulativamente”. Frecuentemente son estos signos faciales los que nos hacen detectar a un individuo como adepta.

Barbitúricos

Estas substancias se consumen con propósitos médicos (sedantes, hipnóticos, anestésicos, y anticonvulsionantes), no obstante son enormemente viciosos y varias personas las usan de manera injustificada.

Nombres recurrentes: Barbitúricos – Mephorbarital (Mebaral) y Sodio Pentobarbital (Nembutal). Benzodiazepinas – Ansiedad: Diazepam (Valum), Clordiazepoxida HCI (Librium) y Alprazolam (Xanax). Sedantes: Triazolam (Halcion) y Estazolam (ProSom).

Deja un comentario