maltrato psicologico y adicciones pérdida custodia y visitas

Durante mi trabajo como Sicólogo perito he visto casos de muy diversa índole, pero si hay una tipología que se reitera mucho más asiduamente es indudablemente la de las situaciones de separación de parejas con hijos. En estas situaciones la pericial sicológica sirve de asistencia para resolver qué régimen de almacena y custodia se implantará con en comparación con menor o inferiores implicados. En concreto, el día de hoy charlaré sobre las situaciones de almacena y custodia en los que hay un historial previo de crueldad familiar.

Casos en los que puedes perder la custodia de tus hijos

Hablamos de uno de las causas mucho más frágiles por los que puedes perder la custodia de tus hijos. Con esto hablamos a que hay matices y sutilezas del día a día que, de manera acumulativa, van a hacer que el otro progenitor acepte el papel de cuidador primordial y, como resulta lógico, este suceso va a trabajar en tu contra si quieres la custodia compartida.

La máxima que aplican los jueces es apreciar, entre otros puntos, si te encargas de los cuidados fundamentales del menor, como su nutrición, su escolarización, su salud, su higiene… Fallar en estos puntos solo va a hacer que pierdas la custodia en el momento en que tu actitud sea suficientemente grave (por servirnos de un ejemplo, si tus hijos no asisten de manera regular a clase). En ciertos casos, en el momento en que el nivel de desatención es radical, puedes perder la patria potestad.

Desatender los cuidados precisos de los hijos

La almacena y custodia de un menor se entrega precisamente a fin de que el progenitor se encargue del precaución períodico. Esto incluye cuidados fundamentales como la nutrición o la higiene, tal como la escolarización en la enseñanza obligatoria, velar por su asistencia, da atención médica y seguridad.

Desatender a los hijos en uno o mucho más de estos cuidados naturalmente puede implicar que un progenitor pierda la custodia de sus hijos.

3- Llevar una vida desordenada que afecte a los pequeños

Que el padre custodio del niño tenga algún desequilibrio sensible o un accionar inapropiado que logre poner en riesgo la protección del menor, asimismo puede ser considerado fundamento para perder el derecho a cuidar a un hijo, cuando menos hasta el momento en que este accionar cambie.

Por otro lado, si es la novedosa pareja del progenitor quien padece esta conducta desequilibrado, la custodia puede ser trasladada por la jurisprudencia al otro padre.

En el momento en que la expareja tiene inconvenientes de adicción es compromiso de la parte perjudicada asistir en el instante al juzgado y denunciar esta situación. Cabe rememorar que la vida del menor estaría bajo riesgo de generarse una experiencia negativa por el detonante de las drogas.

Deja un comentario