luis y su adiccion ala droga blanca

Una investigación advirtió el opioide en 57 por ciento de drogas fronterizas. La intoxicación por fentanilo medra 155 por ciento, eminentemente en Sonora, BC y Sinaloa.

CDMX. La llegada de tres pequeños en pos de asistencia por el hecho de que su primera sustancia de consumo fue fentanilo impactó al personal de Unidos con Promesa AC, un centro experto en régimen de adicciones, en Tiyuana. Sus edades, entre 12 y 13 años, representaron un episodio inédito. En la organización no habían ingresado pacientes inferiores intoxicados con elopioide. A inicios de año, un conjunto de pequeños se juntaron en una celebración. Uno trajo pastillas de fentanilo y ciertos consumieron múltiples. Tres fueron hospitalizados, entre ellos Jeremías, de 12 años, que, por idea de su madre, ingresó en rehabilitación. Jeremías, nombre usado para resguardar su identidad, presentaba formas de proceder de peligro, muestra Angélica Medina, directiva del centro. Era desafiante y poco condescendiente a la autoridad en el hogar y en la escuela. Los centros de rehabilitación en Tijuana combaten el reto de la reconfiguración del mercado de narcóticos en la región. Medina hace un recuento: los jóvenes que solicitaban atención, hace una década, se comenzaban en el consumo de drogas con heroína. Después, con vidrio o metanfetamina. Desde 2018, comenzaron a llegar usuarios de fentanilo, la sustancia sintética 50 ocasiones mucho más fuerte que la heroína y que ha provocado cientos de muertes por sobredosis en USA. . “Este año aumentó la preocupación. Jóvenes están iniciándole a tomarlo a edades muy tempranas”, advierte Medina. Señala que, por intoxicación, los clientes estuvieron, primero, en Cruz Roja o algún hospital, puesto que estuvieron en riesgo de muerte. Que un niño lleve fentanilo a una celebración asegura la alta disponibilidad de esta y otras substancias emergentes, enseña. Suplica que no prevalezca por el hecho de que sabe que los efectos son asoladores y fatales. Una investigación de MILENIO, fundamentada en datos oficiales proporcionados por la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), señalan que la demanda de atención por empleo de fentanilo en México fue de una media de 2.8 casos de 2013 a 2017, en 2018 subió a diez , 2019 a 25, 2020 a 72 y 2021 a 184. Sabiendo estos últimos un par de años, el incremento es de 155 por ciento. El registro de empleo de fentanilo fue pedido por organizaciones civiles que incorporan acciones de reducción de daños, y por la Red Nacional de Atención a las Adicciones, conformada por el Sistema de Supervisión Epidemiológica de las Adicciones (SISVEA), Centros de Atención Principal de Adicciones (CAPA) y Centros de Integración Juvenil (CIJ). Sonora fue la entidad que reportó mucho más casos el año pasado con 91, prosigue Baja California con 61 y después Sinaloa con 18. Los opiáceos, contaminados con fentanilo En el corredor Tijuana-Mexicali , la gente consumidoras, si bien deseen, por el momento no hallan heroína libre del opioide, alarma Gady Zabicky, titular de Conadic. «La substancia está sosten a la mezcla que hacen los traficantes de drogas», añade. «El inconveniente mucho más grave es que este mercado en el país, su coste, en este momento mucho más que jamás está a cargo del delito ordenado y son substancias poco a poco más peligrosas». Se han encontrado trazas de fentanilo a cortes de metanfetamina. «Nos sorprendió pues no parecía bastante lógico desde el criterio farmacológico, pero son las activas». Entre 2019 y 2022, la Red Nacional de Atención a las Adicciones aplicó pruebas veloces de detección de fentanilo en servicios de reducción de daños en Baja California y Sonora. Las substancias analizadas fueron heroína, vidrio, cocaína y pastillas M-30. En el 57% de las situaciones, el resultado fue reactivo. Psiquiatría, concluyó que se advirtió fentanilo en el 93% de 89 muestras de heroína en polvo blanco. Los individuos estuvieron expuestos al opioide sin saberlo. El fentanilo se puede inyectar, inhalar y fumar. Las organizaciones civiles de Tijuana advierten que prácticamente toda la sustancia en la localidad está adulterada con el opioide y que es simple lograrla en los puntos de venta en colonias de prominente índice de crueldad. Varios de los opiáceos mezclados son la heroína negra y China White, esta última es una combinación de heroína y fentanilo, y con ella arrancó la presencia del opioide en las calles. El valor es de 50 pesos. Las pastillas M-30, considerada entre las substancias mucho más poderosos, cuestan cinco dólares americanos. Diana, de 30 años, soportó solo un par de días sin consumir fentanilo en el albergue Las Memorias, donde se atienden a pacientes con VIH y tuberculosis. La joven, cuyo nombre se cambió, se fue para reanudar el opioide, que probó tras un largo periodo de empleo de drogas inyectables. de la asociación civil. “La autoridad sabe todo cuanto pasa, pero ignora la situación. Las organizaciones hacemos el trabajo (de prevención y rehabilitación) que el gobierno debería efectuar”.

addiccion

Aumentaron las sobredosis No hay en México un número oficial de muertes por sobredosis de fentanilo, pero está en las calles de Tijuana, comunica el comisionado Zabicky, donde se concentran mucho más. «Son los pacientes graves, en los graves». Las sobredosis en Tijuana fueron permanentes y no reducen, destaca Jaime Arredondo Sánchez, académico en la Facultad de Victoria, Canadá, y también estudioso de la asociación civil Prevencasa AC, experta en atención a personas con VIH/vih. Según la organización, de 2020 a la fecha, se han registrado una media de cinco sobredosis cotidianas. Los datos no se han sistematizado y tienen la posibilidad de cambiar. «Pero es obvio que pasan, es totalmente real». La Secretaría de Salud de Baja California entregó por transparencia el número de intoxicaciones por substancias en el estado, de 2017 a la fecha. Son datos que las organizaciones consultadas piensan distanciadas de la verdad. En casos concretos de intoxicación por heroína, otros opiáceos y narcóticos sintéticos, se registró un incremento de 50 por ciento de 2018 a 2019. En 2020, la cifra bajó, pero en 2021 se elevó un 105 por ciento. Durante la localidad, las sobredosis son atendidas por las organizaciones, paramédicos de Cruz Roja, policías e inclusive por los bomberos. Es algo irrefutable, afirma Arredondo, que se reportaron mucho más intoxicaciones desde el 2017, en el momento en que las asociaciones civiles advirtieron los primeros casos de adulteración de drogas con fentanilo en las calles de Tijuana. La zona norte, afirma, prosigue la inclinación de lo ocurrido en Canadá y USA: la substitución de opiáceos ilegales, como la heroína, por fentanilo. “Está mucho más alcanzable en las calles. No llama la atención que mucho más jóvenes reporten consumo justo por los cambios en la activa en el mercado”. Si desean obtener opiáceos ilegales, hallarán fentanilo por el hecho de que toda la sustancia, afirma, está contaminada con ese opioide. 797 kilogramos de fentanilo; en los últimos un par de años se han confiscado 2 mil 226 kilogramos, lo que representa un incremento de 268 por ciento. Las pastillas de fentanilo pasaron de 708 mil 805 kilogramos a 13 millones 793 mil 652 entre 2020 y julio de 2022. Al paso que el decomiso de ampollas de fentanilo medró de 791 a 3 mil 172, un incremento de 301 por ciento. En la información proporcionada por Sedena se muestran con mucho más decomisos Baja California y Sonora, que coindice con los estados donde las instituciones han encontrado mayor demanda de atención por empleo de fentanilo. Con el potencial del vidrio El fentanilo es la substancia mucho más productivo para el delito ordenado. En escasas horas puede generarse un kilo, con el que se consiguen cerca de quinientos mil de dosis fatales, calcula José Ángel Prado, directivo de Operación y Patronatos de CIJ. Los predecesores químicos van de Asia a los puertos mexicanos. No está descartado que en laboratorios del país se transformen en fentanilo. Es una substancia agonista de los opioides, enseña Prado. Ocupa exactamente los mismos receptores en el cerebro que la morfina o la heroína. Cada vez va a estar mucho más libre por el hecho de que además de esto su distribución es fácil. Que el delito agregue fentanilo a otras substancias como la heroína para hacerla mucho más adictiva, explicaría que logre llegar a otros sitios del país, aparte de la región fronteriza. en el país, hace aparición el fentanilo por vez primera como entre las novedosas substancias de abuso o empleo poco común, con 14 casos. El fentanilo tiene el potencial del vidrio, la sustancia de mayor demanda en México, opina Prado. “Con el cristal nos ocurrió que se mencionó que venía una horrible epidemia. Nos encontramos en el instante de la prevención del fentanilo para eludir que ocurra lo mismo”. Arredondo Sánchez, de Prevencasa, critica la política «desinteresada» del gobierno federal de hoy en el tema de las drogas, al nivel de que no hay una encuesta nacional de adicciones actualizada. “Se clausuraron los elementos de reducción del daño para dar jeringas a los clientes y abonar personal que atienda a estas ciudades desde las organizaciones civiles”. Por lo menos en la frontera, mantiene, las sobredosis por fentanilo representan ahora una crisis de salud pública. Por ser ruta del tráfico de substancias en USA, Tijuana fué una localidad donde el consumo, especialmente de opiáceos, tiene mayor prevalencia en México. Lo mismo sucede en Mexicali, San Luis Río Rojo, Nogales y Localidad Juárez, ciudades fronterizas, al lado de Tijuana, en las que investigaciones nacionales han registrado que hay individuos de drogas inyectables. Un cinturón en el que se disputan la venta y distribución de las drogas los cárteles mucho más poderosos del país: Jalisco Novedosa Generación y Sinaloa. El comisionado Zabicky asegura que el mercado de drogas sintéticas está desbordado, concentrándose en el conjunto de naciones americano. “Me intranquiliza la presencia del fentanilo (en México). Es muy grave que tengamos tan solo el peligro de que comience mostrarse de manera tan divulgada como otras drogas. La prohibición tiene un efecto con limite”.

Los cuñados 

Erika y Ulises González Valencia son hermanos de Rosalinda González Valencia, mujer del Mencho. Según con las autoridades de México y USA estos 2 individuos “han ayudado a sobornar a gobernantes gubernativos a nombre del CJNG y Los Cuinis. Ellos asimismo (se alardea) lavan dinero para fomentar las ocupaciones de todo el mundo de narcotráfico de estas organizaciones”.

Complementariamente, identificaron a Ana Paulina Barajas Sahd, mujer de Ulises, como la persona que presuntamente asiste para “conducir negocios a nombre de su marido”, que el 26 de junio de 2018 fue detenido por agentes de la Policía Federal y de la PGR en Jalisco.

Deja un comentario