los jugadores de poker profesionales pueden tener adiccion

La patología de la ludopatía pertence a los mayores miedos de los players de póker. Este padecimiento se define como: “un impulso irreprimible de jugar a juegos de casino pese a ser siendo consciente de las secuelas y del deseo de detenerse. Se considera un trastorno del control de los impulsos, con lo que la American Psychological Asociación no lo considera como una adicción.”

Reflexión final: Jóvenes ludópatas. Adeptos a las apuestas en línea

Cada día nos encontramos menos seguro de la propaganda. Esta se cuela en nuestra casa de todas y cada una de las formas probables, pero donde mucho más atacables nos encontramos en la red. Si procuramos las zapatillas rosas de Frank de la Jungla en Amazon, en las próximas semanas las observaremos anunciadas en prácticamente cualquier página donde entramos. Lo mismo sucede con los juegos de azar, que cada vez son mucho más alcanzables.

La ludopatía es un género de adicción sin substancia, que de año en año perjudica a mucho más personas. Ha incrementado la prevalencia tanto sobre los usuarios comunes (hombres) como sobre ciudades que antes no eran: mujeres y jovenes. Alén de suculentos provecho que reporta, las secuelas económicas causadas por la ludopatía terminarán siendo mayores: familias arruinadas, carreras expertos, incremento de trastornos depresivos y sus propios tratamientos… Nuestra cabeza no es bastante diestra conduciendo posibilidades y tendemos a olvidar las nuestras pérdidas. Este coctel deja que tengamos sensación de control sobre el juego en el momento en que no es de esta forma. Seamos cautos y reservados, no es un juego, es una trampa.

Contra: Varianza, Agobio y también Inseguridad

Si los trabajos tipo “sarro sin salida” en los que trabajé a inicios de los veinte tenían algo en su favor, era la seguridad de que recibiría el mío poco cheque de pago a fines del mes. El primer año que me transformé en profesional, todavía no tenía bastantes capital de un negocio de coaching o de ventas de libros, con lo que confiaba absolutamente en que el devenir de la varianza de que no me destrozara en las tablas. La razón por la cual digo «confiado» es que verdaderamente no tuve la experiencia de juego mental para aguantar bien un descenso masivo a lo largo de este primer año. Trabajar duro en tu juego y dedicar mucho más de 40 horas por semana a las mesas para quedarse a cero, tras volver como estaba a lo largo de un par de meses gracias a una mala racha puede ocasionar toda clase de ansiedad y presión que jamás antes había sentido . Las inquietudes sobre tu aptitud para hallar esto, de pronto se transforman en gigantes diablos. El poker se convierte en tu peor pesadilla y trabajar para enfriarte 12 ocasiones mucho más semeja molesto.

drogas

Pero aquí están las buenas novedades: en el caso de que seas un jugador ganador, la próxima subida está muy cerca. El inconveniente es que tienes que eludir hundirte mientras que esperas. La varianza conduce al agobio: o sea ineludible en un humano sano, singularmente en el momento en que amenaza su aptitud para abonar las cuentas. No olvide su juego mental si escoge continuar el sendero profesional: lo precisará.

Ser con la capacidad de tomarse un momento de libertad en el momento en que lo quiera es increíble. No tener a absolutamente nadie respirando en tu cuello mientras que trabajas es liberador. Ser quien establece sus plazos trae consigo una sensación exitosa de control. ¿Te sientes productivo y enfocado? Juega horas plus. ¿Te sientes retardado? Ve a reposar una siesta y regresa después. Tal control sobre cuándo trabajas es un auténtico lujo y es indudablemente mi parte preferida de tener una carrera en el poker. El poker le deja la opción de viajar para jugar en directo o ir al campo por una semana para trabajar en el juego a lo largo de ocho horas cada día sin solo una distracción. Aun si el juego se regresa algo repetitivo en ocasiones, y el periodo de luna de miel se acaba en el momento en que haces que el poker sea un trabajo de tiempo terminado, la independencia es persistente. No obstante, precaución, mucha independencia es algo malo para esos de nosotros que no poseemos fuerza de intención. Este es un músculo mental que hay que entrenar todos los días en esta línea de trabajo.

Infórmate

La ludopatía es una patología real y, como en todas y cada una de las adicciones, es muy normal que esos que la sufren se queden atascados en la negación, con lo que tiende a ser bien difícil persuadirles de que procuren asistencia. Nuestro consejo es que te reportes súper bien a fin de que poseas una idea más clara de las medidas que puedes tomar para contribuir a alguien con adicción al juego.

Para conseguir información correcta más que nada lo relacionado con la ludopatía, puedes entrar en contacto con expertos por medio de alguno de los próximos contactos:

Pasividad y tolerancia

En este punto el juego patológico marcha muy afín a la adicción a las drogas, conforme va pasando el tiempo el ludópata necesita efectuar cada vez apuestas de mayor proporción de dinero para lograr presenciar la emoción que busca como propósito primordial de su adicción.

Quienes sufren de ludopatía van a sentir experiencias de incomodidad e inclusive mucha irritabilidad en el momento en que pasen bastante tiempo sin jugar. Nuevamente, esta conducta puede ser de manera fácil enlazada con lo que pasa en la situacion de los sujetos adeptos a las drogas.

Deja un comentario