libro soy cristiano y tengo una adiccion

«Pero a ustedes les conozco, y sé que no adoran verdaderamente a Dios». Juan 5:42

¿En algún momento te has cuestionado de qué forma es posible que la mitad de nuestros pastores tengan un inconveniente con la pornografía, como lo detallan las estadísticas? Este país está repleto de seminarios y universidades bíblicas guiados por académicos devotos y talentosos, no obstante, varios de nuestros líderes ministeriales se están masturbándose mientras que consumen pornografía. ¿De qué forma lograron estos hombres pasar por nuestros centros académicos cristianos sabiendo tanto de la realidad de Dios (todavía en heleno y hebreo) y aún de esta manera tener una adicción segrega al pecado sexual?

Apartándose

En la Misa, la lectura del Evangelio fue Marcos 1:21–28. Me dije a mí misma: «De esta manera que Jesús puede despedir el espíritu malvado de este hombre, Él puede despedir ese espíritu de garganta de mí por el hecho de que es de este modo como el malvado todavía tiene un control sobre mi vida». Sentí que Dios me se encontraba asegurando que Él podía y expulsaría ese espíritu de garganta de mí. Mis sentimientos se vieron robustecidos por la homilía del cura.

En su homilía, contó muchos géneros de espíritus malvados de los que requerimos liberación, como la furia, la depresión, las drogas y el alcohol. Con quien mucho más luchó fue con la adicción a la comida. Explicó de qué forma perdió 40 libras, solo por recobrar treinta. Añadió que da igual cuánto haya intentado detenerse, siempre y en todo momento cede a la tentación de comer en demasía, cometiendo de este modo el pecado de la garganta. Todo cuanto describió se relacionaba de manera directa conmigo. Él nos aseguró que Jesús vino y murió para liberarnos, con lo que no tenemos la posibilidad de abandonar la promesa sin importar lo más mínimo lo agobiados que estamos, por el hecho de que la promesa siempre y en todo momento está ahí. Jesús nos ofrece promesa pues venció a la desaparición y resucitó. Por consiguiente, tenemos la posibilidad de reclamar la victoria pues Él ha derrotado el poder del pecado en nuestras vidas. Sencillamente requerimos confiar en que Jesús va a venir a nuestro salve, a su tiempo.

Consejos Bíblicos para Vencer La Pornografía

Sómate al Señor, búscalo en oración, práctica todo el tiempo la oración, en tanto que no hay mejor forma que vencer estos vínculos que orando . Crea un hábito períodico de oración, si te cuesta rezar, es hora de comenzar a llevarlo a cabo por tu bien espiritual y tu bien eterno.

Asimismo alimenteos de la Palabra de Dios, otra de las maneras de vencer la tentación, sino más bien recuerda la manera que usó Jesús para vencerla, fue por medio de la Palabra.

¿Cuál es el auténtico diseño del humano?

Según la teoría creacionista, en el momento en que Dios creó a Adán, tomó barro y usó Sus manos para dejarlo modelar. Después puso su esencia, su espíritu para imprimirle parte de su ser. Entonces, Adán se transformó en una representación especial de la masculinidad; y Eva, una representación impecable de la feminidad. Estaban desprovistos de celos, pataletas y miedos, pues su identidad se encontraba totalmente ceñida al diseño de Dios. Esto quiere decir que podían vivir en íntima comunión y sus ánimas podían presenciar deleite, exitación, amor y plenitud. Asimismo gozaban de la forma de pensar de gobierno, no tenían temor a las resoluciones y conmuevas. Ellos sabían que estaban habitando en un lugar confiable y seguro. Además de esto, amaban tanto a su Constructor que tener Su imagen y semejanza les dejaba quererse asimismo a sí mismos.

En Génesis 3, se prueba que Satanás sabía que lo mucho más apreciado que tenía el hombre era su identidad. De ahí que, su estrategia fue poner duda en el corazón, para ocasionar al final una suerte de amnesia en relación a quienes eran ellos y asimismo una desconfianza con en comparación con carácter de Dios. En el momento en que al final lo logró, entonces, el alma comenzó a reaccionar con un repertorio comportamental que no había experimentado hasta ese instante: se culparon, sintieron vergüenza, se ocultaron. Se desconectaron del molde original, la tierra se volvió maldita y extraña, y el resultado fue la patología, en tanto que ni el cuerpo ni el alma habían sido diseñados para combatir esta situación.

Deja un comentario