libro que escribio stephen king bajo su adiccion

Hay un viejo enfrentamiento entre sí la utilización de drogas psicoactivas puede impulsar los alcances de un escritor, favoreciendo la prosa o la poesía, llevándolo a jardines alternos de situación donde puede fluir el Logotipos de manera cristalina ·lina (lengua crisálida) o si modificar los sentidos es siempre y en todo momento un embotamiento de la lucidez cuidadosa y persistente de quien halla la claridad en la esencia inmutable de las cosas. La contestación es sí. Naturalmente, emplear algunas substancias químicas o naturales puede aguzar el hemisferio cerebral solicitado de procesar el lenguaje, llegando en ocasiones a la hiperestesia del verbo. Asimismo resulta obvio que para bastante gente —psicas únicas— consumir drogas puede distorsionar su percepción y el abuso aun puede hacerles perder la magia natural. No obstante, la relación entre las drogas y la literatura es angosta y en sí históricamente incitante. Las expresiones, como los puerros o los ácidos, asimismo son drogas.

Para objetivos prácticos no clasificamos el alcohol como una sustancia (si bien se encuentra dentro de las mucho más mortales) y no incluiremos entonces libros de Hemingway, Faulkner, Poe o Joyce, que escribieron sobre ríos etílicos líneas inmortales . Tampoco incluiremos viejos bardos que indudablemente podrían haber escrito libros imperecederos bajo la predominación de psictrópicos —como es la situacion de William Shakespeare, que aparentemente consumía mariguana y nuez moscada— puesto que es bien difícil saber qué libros fueron compuestos bajo esa hipotética predominación. Bien difícil asimismo es determinar en ciertos casos la predominación de determinadas substancias en ciertos escritores en temporadas en las que los tabloides y los paparazis no asediaban tanto a los conocidos.

En sangre fría, de Truman Capote

Apasionado de las fiestas, el alcohol y las drogas, Truman Capote es otro de esos autores popular por sus sonadas adicciones, siendo el martini doble su coctel preferido (y el Hemingway). A lo largo del desarrollo de escritura de la obra mucho más conocida del estadounidense, el creador empezaba el día con café y también infusiones para terminar consumiendo hasta tres dobles martinis en todo el día.

¿Quién es Stephen King?

Nativo de Portland, Maine, el 21 de septiembre de 1947, Stephen King trabajó como instructor tras graduarse de la facultad mientras que se hacía un nombre como escritor. Su primera novela de terror, Carrie, fue un éxito comercial.

Durante los años, King se ganó una reputación de oro por sus títulos que se hicieron ovacionados por la crítica y de enorme manera triunfantes, como The Shawshank Redemption y The Shining.

Deja un comentario