las redes sociales están pensadas para generar adicción

Como entendemos, las Redes Sociales pertenecen a nuestro modo de vida, pero ¿hasta qué punto llega su Predominación?

Las Redes Sociales nos dejan estar comunicados, estar informados de manera global y la utilización que se les puede llegar a ofrecer, tiende a no tener límites.

No todo es «adicción»… solo atracción

Despreocúpate. El solo hecho de que poseas un gusto… afirmemos… «elevado» por estar en las comunidades no te hace un «dependiente», pero hay que estar pendiente a las señales.

La adicción “es un trastorno cerebral crónico relacionado con la recompensa, la motivación, los circuitos cerebrales, la memoria y en el momento en que andas empleando así sea una substancia o un accionar, llegas hasta el punto de que, en último término , tiene secuelas negativas en tu vida», ha dicho en un podcast el Dr. Ashish A. Bhatt, directivo de contenido médico del Centro de Adicción y experto en adicciones. Addiction Center es una parte de una compañía que trabaja múltiples instalaciones.

¿De qué forma puedo manejarlo mejor?

En este momento que sabemos de los puntos mucho más esenciales de la predominación de las comunidades en el autovaloración hay que preguntarse de qué manera tenemos la posibilidad de llevar a cabo a fin de que la predominación negativa sea lo menos viable.Lo primero es comprender que no todo cuanto sale en las comunidades es de qué forma hace aparición y por consiguiente aspirar a emular a estas personas no es verdadera y nos producirá frustración no llegar jamás en las esperanzas. Además de esto, asimismo es esencial que controlemos las cosas que publicamos en las redes y que esto no lo marque nuestra ansiedad por hallar un preciso número de “me agrada”. Las comunidades tienen la posibilidad de ser positivas si las usamos esmeradamente y para sostener una aceptable comunicación con la gente de nuestro ambiente.

Producto escrito por CIPSIA Psicólogos La capital española: Sara Català

Pros

Entre los puntos positivos más especial es la conectividad y también inmediatez. No hace varios años atrás, era impensado sostener una comunicación instantánea con alguien que podía estar en otro ubicación de todo el mundo. Esto dejó que la comunicación y los círculos sociales se incrementaran exponencialmente.

Otro de los puntos positivos es de qué manera se ha robustecido la oportunidad de entrar en contacto expertos y agrandar la oportunidad de producir redes laborales. De esta manera, en términos comerciales, las comunidades dejan a los nuevos negociantes omitir la creación y la inversión en páginas. Instagram o Pinterest amplían el catálogo para realizar compras sin importar lo más mínimo a qué lugar de este mundo se halle el entusiasmado.

Comunidades y también infodemia: matar al mensajero

En el contexto de la pandemia de COVID-19 que tuvo sitio a comienzo del siglo XXI, la Organización Mundial de la Salud acuñó un término preciso para detallar el caótico y nocivo fluir de contenidos conspiranoicos en las comunidades y servicios de transmisión de contenidos.

Este nuevo término viene a poner nombre a un inconveniente que hace cierto tiempo, pero que alcanzó sus mayores dimensiones en el contexto de la crisis sanitaria, en especial en el surgimiento de minorías organizadas para el repudio de la vacunación. Pero el virus de la conspiranoia y de los contenidos basura, diseñados para capturar de la peor forma la atención del navegante, estuvo circulando en las comunidades ya hace ahora múltiples años, sin que absolutamente nadie levantara jamás la voz para denunciar -lo.

Deja un comentario