las principales consecuencias de la adicción a los videojuegos

La adicción a los juegos para videoconsolas es una entidad clínica incorporada en los últimos tiempos a los manuales de diagnósticos de salud psicológica.

Las formas de proceder de juego activan sistemas de recompensa afines a los que activan las drogas y generan ciertos síntomas conductuales compatibles a los producidos por las substancias. Por este motivo, la OMS la incluyó en su clasificación de “trastornos mentales, conductuales o del neurodesarrollo”.

Inconvenientes de adicción a los juegos para videoconsolas

Entre las causas primordiales por las que los juegos para videoconsolas llegan a ser tan viciosos es que están diseñados de manera expresa para esto. Los diseñadores de juegos siempre y en todo momento procuran maneras de hallar que mucho más gente juegue a sus juegos y gane mucho más dinero. De ahí que, hacen que sus juegos sean suficientemente bien difíciles a fin de que vuelvas a buscar mucho más, pero no tan bien difíciles para que te rindas.

En el momento en que el juego se transforma en una adicción, se transforma en el primordial medio de la persona para llevar a cabo en frente de los acontecimientos de la vida. El accionar final transporta a desatender o interrumpir otras esenciales áreas de la vida.

¿Qué es la adicción a los juegos para videoconsolas?

Los juegos para videoconsolas forman un fenómeno que arrastra masas a cualquier sitio de todo el mundo. La presentación de un nuevo juego de plataformas, la publicación y la venta se convirtieron en enormes acontecimientos, aparte de existir una cantidad enorme de manuales sobre de qué forma jugar y seguir en el juego.

Un planeta que, y si bien desde fuera se muestra complejo, ha acabado por normalizarse y resultar una subcultura muy interesante y en torno a la que se desplaza bastante talento, pero asimismo bastante dinero y también intereses.

La auténtica razón

La primera cosa que descubrieron es que el mero hecho de la exposición a los juegos no causa nada. En ellos influían mucho más los escenarios de autocontrol del sujeto.

¿Pero qué reducía los escenarios de autocontrol? Según el estudio, las causas se resumen en agobio generado en la persona. Quienes tenían progenitores mucho más sobreprotectores y se comunicaban menos, terminaban jugando mucho más. Estas personas presentaban un mayor agobio académico, lo que influiría de manera directa en su adicción.

No ser con la capacidad de limitar el tiempo de juego

Perder la noción del tiempo en el momento en que se juega, de manera ocasional, no forma una señal de alarma, hasta el momento en que, aún siendo consciente de que debe detenerse para realizar otra actividad u obligación, el jugador sea inútil de llevarlo a cabo. Si el joven tiene mucho más de 4 (04) horas del día a día de juego, va a ser controlado y visto.

En el momento en que las ocupaciones y responsabilidades cotidianas se ven perjudicadas por las horas de juego, es requisito estar alerta.

Deja un comentario