las empresas añaden azucar de mas para provocar adiccion

SugarBlues, el libro de William Duftyyanos charlaba en 1974 sobre lo arriesgado que es el azúcar refinado, prueban a nivel científico de qué forma enferma ahora acidifica el organismo, su carencia sobre nutrición y la adicción que causa, haciendo más débil al organismo, el sistema inmunitario .

4 años después, el dr. David Reciben el libro «Everything You Always Wantedto Know About Nutrition», dedica 2828 páginas (de la 207207 a la 235235) a la toxicidad del.

Los edulcorantes no adelgazan por sí solos ni tampoco dejan comer mucho más proporción de calorías, podrían aumentar el apetito y son tan viciosos como el azúcar. «A pesar de que los edulcorantes son seguros y no ocasionan cáncer, como se propagó hace unos años, los últimos estudios señalan a que no son inocuos por el hecho de que causan cambios en la microbiota», añade Sánchez. De ahí que son solo un puente hacia una dieta “fundamentada en modelos vegetales frescos, o sea, frutas, verduras, hortalizas y legumbres, con grasas de calidad (aceite de oliva virgen plus y frutos secos) y proteínas sin procesar ( sea ​​la fuente que sea, legumbres, carne, pescado, huevo o lácteos)”, ilustra Sánchez creador del libro Mi Dieta Cojea (Ed. Paidós). Es el patrón de nutrición que en la actualidad la ciencia apunta como saludable.

Los edulcorantes artificiales bajos en calorías comenzaron a usarse de manera masiva hace unos 30 años. La sacarina fue el primero en llegar. Los químicos Furia Remsen y Constantin Fahlberg descubrieron el compuesto en 1879 mientras que efectuaban ensayos relacionados con la oxidación de derivados de la hulla. La utilización de esta substancia 300 ocasiones mucho más dulce que el azúcar comenzó a generalizarse a lo largo de la Primera Guerra Mundial, en el momento en que el azúcar clásico escaseaba. El día de hoy es popular en la industria como el aditivo Y también-954.

 Melaza de abedul (xilitol)

El xilitol es un azúcar alcohol (Y también 967) que se utiliza como sustituto del azúcar y es mucho más popular como melaza de abedul. El xilitol es un ingrediente natural en varias verduras y frutas (como la coliflor, los frutos del bosque o las ciruelas). Esta melaza se puede ocasionar de manera industrial transformando al chilano (una hemicelulosa) en chilosa a través del desarrollo de hidrólisis. Entonces se procesará para conseguir el xilitulo. No obstante, ya que este desarrollo es carísimo, este endulzante se genera de manera mucho más recurrente obteniéndolo de las mazorcas de maíz.

¿Y precisamente de qué manera tienen la posibilidad de ser viciosos los azúcares?

La fructosa se ha considerado un azúcar probablemente mucho más adictivo que la glucosa por el hecho de que reduce la circulación de hormonas de la saciedad como la insulina y el polipéptido afín al glucagón, al unísono que incrementa los escenarios de la hormona de el apetito, la grelina. Entonces, la fructosa incrementa las opciones de un consumo elevado de calorías por el hecho de que impulsa el apetito y retrasa la saciedad. Esto dió sitio a la sospecha de que la fructosa puede acrecentar los hábitos de búsqueda de comida y subir el consumo de alimentos. Ejemplos de esto son el avance de deseos usuales de comida y el hábito de robos. El inconveniente es que hoy día varios alimentos procesados ​​y refrescos libres en el mercado estadounidense están endulzados con medicamento de maíz con contenido elevado de fructosa, lo que incrementa nuestras opciones de consumir considerablemente más azúcares de los que requerimos y probablemente desarrollar una prioridad altísima por las comidas azucaradas. Por otro lado, los efectos que generan los azúcares en nuestro cuerpo y cerebro tienden a ser satisfactorios y muy gratificantes. El consumo de alimentos ricos en azúcar se ha asociado con una mayor secreción de acetilcolina y dopamina en el núcleo accumbens. La dopamina es un género de neurotransmisor que genera una sensación de exitación, calma y en ciertos casos euforia. Por consiguiente, si experimentamos una enorme sensación de exitación en el momento en que ingerimos una tarta o un chocolate, probablemente deseemos experimentarlo de nuevo en una comida posterior. No obstante, es esencial nombrar que las características probablemente adictivas de los alimentos no dependen únicamente de los azúcares. La adicción al azúcar se comprende como un tipo muy concreto de adicción a la comida, y lo cierto es que ningún alimento se compone únicamente de azúcares. Tienden a ser una combinación de otros elementos y conjuntos de alimentos. El azúcar fué retratado como el enemigo público número uno… pero de todos modos no es así. El género de alimento mucho más probablemente adictivo es el que combina azúcar y grasa. Por poner un ejemplo, las galletas, los brownies, el chocolate, los pasteles y los helados, que generalmente se reconocen como alimentos azucarados, por norma general tienen un porcentaje mayor de grasa que de azúcar. Solo los dulces por sí solos poseen eminentemente azúcar. Como conclusión, el inconveniente de la adicción a la comida no es primordialmente del azúcar en sí, sino más bien de los alimentos muy sabrosos. Otros alimentos que se han considerado probablemente viciosos gracias a los deseos que inspiran son ricos en grasas, como papas fritas salobres, pretzeles, galletas salobres, tocino, hamburguesas, pizza, papas fritas, pan y pasta.

La adicción al azúcar fué equiparada con ser tan gratificante y dañina como la adicción a las drogas, pero esto no es precisamente cierto. La sensación agradable que generan los azúcares en el cuerpo es mucho más comparable con otras vivencias agradables como ganar un juego o un premio, estar enamorado, ver una cara interesante o oír un enorme chiste. Prueba de esto es que la adicción al azúcar no se comporta como una adicción “habitual”. Por poner un ejemplo, en una adicción a las drogas, el cuerpo gana mayor tolerancia a la substancia con cada ingesta, lo que desata la necesidad de acrecentar la dosis exponencialmente. Esto no sucede con la adicción al azúcar o la comida. Con la adicción al azúcar, la inclinación es mucho más con apariencia de U. El impulso de comida incrementa hasta cierto punto donde se asienta y después empieza a reducir gradualmente. En este ámbito, la gente que sienten el impulso para continuar comiendo tienden a pasar a otro alimento deseable y comenzar nuevamente el período.

Deja un comentario