las conductas adictivas se convierten en adicciones

El fenómeno de las adicciones es mucho más extenso que la dependencia del alcohol u otras drogas. La aptitud adictiva del humano va alén de las drogodependencias, englobando una extensa selección de formas de proceder y “elementos viciosos”, más allá de que es verdad que la adicción al alcohol y otras drogas fueron y prosiguen siendo la primordial preocupación en este campo ahora la que mucho más sacrificios se le han dedicado en las últimas décadas.

En los últimos tiempos, el término de adicción, comprendido como un fenómeno extenso que comprende una multiplicidad de formas de proceder, se fué propagando a Europa y al planeta, ofreciendo ciertas virtudes para su entendimiento complicada situación. Si bien esta visión gran del fenómeno tuvo y todavia tiene a sus opositores, cada vez se cuestiona menos la necesidad de englobar en un término (“adicción”), realidades tan distintas como el tabaquismo, el alcoholismo y otras toxicomanías, la ludopatía, ciertos géneros de trastornos alimentarios, las compras o las formas de proceder sexuales apremiantes, las relaciones sociales alienantes o las distintas maneras de dependencia de Internet y novedosas tecnologías, entre otros muchos.

¿De qué manera se lleva a cabo una adicción?

Indudablemente, el paso de una conducta ocasional a una dependencia como la que terminamos de detallar, por un tiempo no se genera en un momento. La verdad es que es un desarrollo complejo que pasa por distintos fases: una anterior o de predisposición, otra de conocimiento, otra de experimentación y también comienzo del consumo, otra de consolidación, otra de abandono o cuidado y una última viable etapa de recaída . La etapa de predisposición es un grupo de componentes de peligro y protección.

Son biológicos, sicológicos y socioculturales y tienen la posibilidad de subir o achicar la posibilidad de que una cierta conducta finalice siendo adictiva para esa persona. En la etapa de conocimiento lo que se genera es el comprensión de lo que es y los efectos de realizarlo propiamente estos. Esto está unido a la disponibilidad de poder llevarlo a cabo o consumir la sustancia en nuestro ambiente. Por consiguiente, después se puede ocasionar la experimentación. Esto es, empieza el consumo.

Evaluación

Cuando la persona ha reconocido su inconveniente, va a ser preciso efectuar una evaluación correcta de la conducta adictiva y advertir otros inconvenientes socios. Es esencial entender si aparte de la adicción asimismo hay otros inconvenientes, principalmente relacionales, que están sosteniendo y empeorando la adicción.

En el caso de que haya adicción a una substancia, se tiene que hacer una desintoxicación con la meta de que el tolerante logre la abstinencia.

Empleo, abuso y dependencia de drogas

  • La utilización de una sustancia no posee porqué llevar un malestar ni efectos negativos socios. Se consume de manera intermitente, sin una periodicidad marcada y con largos intervalos de abstinencia. Se hace en conjunto y el sujeto prosigue con su historia diaria sin que la sustancia intervenga con ella.
  • El abuso se genera en el momento en que se da un empleo repetido sabiendo las secuelas negativas que genera esta sustancia. La persona es conocedora de los efectos “positivos” que causa la sustancia en su organismo y consume para experimentarlos de forma asidua.
  • La dependencia se genera en el momento en que la vida de un individuo da un giro en torno únicamente al consumo. Se da un deseo irrefrenable de consumir sobre todas las cosas, mostrándose una sucesión de manifestaciones comportamentales, físicas y cognoscitivas que tienen como propósito hallar la sustancia y consumirla.

Hay otros conceptos que asimismo tienen que conocerse como las recaídas, muy habituales en un desarrollo de desintoxicación, tras un periodo de abstinencia. El consumo de la sustancia tras un tiempo da rincón a la mucho más acelerada aparición de los síntomas de la dependencia si se equipara con personas no dependientes; el síndrome de abstinencia son un grupo de síntomas físicos y sicológicos que van a depender de cada género de sustancia. La dependencia psíquica o sicológica se da en el momento en que es requisito consumir la sustancia para conseguir el exitación esperado o eludir el malestar; potencial adictivo, aptitud  que tiene una substancia de generar mayor o menor dependencia en la gente que la consumen.

Deja un comentario