las adicciones con sustancias o consumo de drogas psicoactivas

La ONU ofrece conmemorar, cada 26 de junio, el Día de la Prevención del Empleo Indebido de Drogas. Se muestran ciertos mitos sobre el tema

Lo malo que puede pasarnos con las drogas es que nos olvidemos de lo que son… drogas. Substancias psicoactivas que tienen efectos sobre el sistema inquieto central y también chocan sobre nuestro sentir, meditar y accionar. Cerca de las drogas circulan opiniones que incrementan la tolerancia popular que poseemos hacia ellas, y por consiguiente reducen nuestra percepción del peligro sobre su consumo. Ahora se cuestionan una secuencia de mitos que promueven relaciones peligrosas con las drogas.

Perturbación del ADN

Semeja que, en el avance de una adicción, se alteran componentes de transcripción, genes tempranos inmediatos y sendas de mensajeros intracelulares al sistema de recompensa del cerebro. Se ha visto asimismo que afectan a los circuitos cerebrales comprometidos en la motivación, la memoria y la toma de resoluciones.

No obstante, de qué manera es la relación directa de estos sistemas con el abuso de substancias adictivas aún no se conoce con seguridad absoluta.

El dependiente padece

No es una resolución facultativa. En verdad, la falta de intención y la contrariedad para supervisar los impulsos es un síntoma de la dependencia. En el momento en que se consume alén del propio deseo o de las responsabilidades como adulto, tenemos la posibilidad de decir que se padece una dependencia. La contrariedad para tomar resoluciones atinadas es otro síntoma de esa patología. Todo esto causa que la persona que padece una adicción se sienta fracasado, culpable, torpe y caótico y por consiguiente con bajísima autovaloración. Pero, en la mayor parte de las situaciones, no es ese estado de derrota el que tenemos la posibilidad de ver en un dependiente, la mayor parte de las ocasiones, lo que observamos es un individuo prepotente y victimista, que echa la culpa a el resto de su malestar y que se expone orgullosa y poco receptiva a recibir asistencia. Este es el mecanismo de negación y autoengaño del que tiran la mayor parte de los adeptos para no ponerse en régimen.

No debe ver con la personalidad. La adicción es la patología del autoengaño, la justificación y la minimización. La persona que padece una dependencia justifica su consumo basado en un relato que se explicó. Amolda la verdad a su necesidad de consumo y provoca que este se vea como algo lógico. En el momento en que el consumo por el momento no puede ser justificado, empieza el encubrimiento, pero todavía en esta etapa, la persona prosigue autoengañando, dando causas lógicas para su consumo y las acciones que le acompañan y achicando sus secuelas.

8 consecuencias que la sustancia puede dejar en los usuarios comunes:

  1. Inconvenientes familiares, relacionales y sociales: son bastante usuales con independencia del género de drogas que se consuman. Logrando perder amistades e inclusive el trabajo.
  2. Perturbación del humor: considerable en las horas siguientes al consumo. En un largo plazo la personalidad de bastante gente puede verse muy perjudicada.
  3. Ansiedad y también insomnio: es muy frecuente para la gente que consumen drogas de forma frecuente padecer ansiedad y modificaciones del sueño. El éxtasis o la cocaína tienen la posibilidad de producir ansiedad nocturna o pesadillas.
  4. Aislamiento: es una consecuencia directa del abuso de drogas. Los usuarios tienen la posibilidad de llegar a vivir por y para la sustancia. De esta manera, dejan su higiene y fachada física descuidadas.
  5. Inconvenientes respiratorios: los resultados consecutivos de ciertas substancias tienen dentro dolores en el pecho y pulmones o depresión respiratoria. Incrementa el peligro de padecer neumonía y serios problemas médicos pulmonar.
  6. Desajustes neuroquímicos en el cerebro: con el consumo de drogas se generan cambios neuroquímicos y funcionales permanentes en el cerebro de los adeptos. De ahí que, se puede ocasionar pérdida neuronal y inconvenientes neurodegenerativos.
  7. Inconvenientes cardiovasculares: las drogas alteran el desempeño habitual del corazón. Se genera una variación de la presión arterial que puede conducir a asaltos cardiacos, infecciones en los vasos sanguíneos y otros inconvenientes cardiovasculares.
  8. Defectos en el embarazo: el abuso de substancias psicoactivas estropea la salud tanto de la madre como del niño. Por consiguiente, se relaciona con bebés prematuros y subdesarrollados, defectos de nacimiento y inconvenientes de estudio. por ejemplo secuelas negativas.

De qué forma dejar las drogas

Deja un comentario