las 4 fases del tratamiento de la adiccion

La tercera etapa de restauración es la abstinencia prolongada o etapa del muro. Es indudablemente, entre las mucho más temidas por los pacientes puesto que piensa o lo viven como un retroceso gracias a que el nivel de energía baja, emotivamente la persona se siente apática, triste y en ciertos casos se expresan estados de anhedonía. Puede llegar a perdurar entre 3 y 4 meses; la persona puede confrontar a cambios prácticamente continuos en su modo de vida, sentimientos de tristeza y íra, soledad, enfrentamientos familiares, su historia sexual puede verse perjudicada, tienen la posibilidad de reaparecer los deseos de consumo…

Todo lo mencionado puede conducir a la persona a opinar que jamás se marcha a recobrar, incrementando de este modo su desesperanza frente a la situación y las posibilidades de recaída que acostumbran a justificar por medio de su estado anímico. Podemos destacar la relevancia que tiene para los familiares el saber de esta etapa y recalcar que todos estos cambios se continuan en la correcta estabilización de la neuroquímica cerebral y que los síntomas van a pasar transcurrido un tiempo.

Especialmente entre los jóvenes, presenciar con drogas de manera frecuente se admite e inclusive se incita, pero es esencial rememorar que la experimentación no en todos los casos es inofensiva. Particularmente, si los jovenes muestran algunos causantes de peligro de adicción. Presenciar con drogas puede ser un sendero simple hacia un futuro largo de trastornos por empleo de substancias.

Con independencia de cuándo y por qué razón comience la experimentación, cada caso debe considerarse individualmente.

Experimentación

Se da en el momento en que la persona entra en contacto con la sustancia por vez primera, así sea por caer bajo la predominación de sus amigos o por pura curiosidad. En esta etapa las experiencias son poco agradables, logrando resultar no solo desapacibles sino más bien aun traumáticos.

Entre los síntomas o manifestaciones que se muestran disponemos: mareos, náuseas, ojos irritados (cigarros, mariguana); vómitos o acidez (alcohol). Esto crea que ciertos no vuelvan a consumir, de ahí que pocos son los que entran a la próxima etapa.

Fases de régimen

En el régimen de adicciones tenemos la posibilidad de distinguir precisamente 4 fases:

  • Desintoxicación
  • Deshabituación.
  • Rehabilitación
  • Reinserción

¿Cuál es el régimen mucho más efectivo?

Indudablemente, la intervención profesional que en general supone la hospitalización en un centro de rehabilitación es la manera más óptima de tratar con una adicción.

En estas clínicas la gente tienen la capacidad de lidiar con el abuso de substancias mediante tratamientos físicos y sicológicos que les asistan a comprender la gravedad de su situación, tal como las mejores herramientas para regresar a la vida habitual.

Deja un comentario