la nicotina es el motivo de la adiccion

Una investigación realizado por estudiosos del Centro BrainHealth de la Facultad de Texas (USA) mostró que el mono en la nicotina es dependiente de si el fumador piensa que el cigarro que está consumiendo tiene dentro esta substancia . Y sucede que, según el estudio, anunciado últimamente en Frontiers in Psychiatry, en el momento en que la gente piensan que el cigarro que están fumando no tiene dentro nicotina, tienen mucho más ganas de fumar otro para agradar sus ansias por la nicotina. «Estos desenlaces proponen que a fin de que las drogas tengan un efecto sobre la persona, esta debe opinar que la sustancia está presente», argumentó el creador primordial, Xiaosi Gu.

Para conseguir esta conclusión, los estudiosos hicieron resonancias imantadas a 24 fumadores con la meta de atrapar la actividad neuronal en la corteza ínsula, una zona del cerebro que juega un papel esencial en funcionalidades como la percepción corporal, la conciencia de uno mismo o las adicciones. A todos ellos, se les ofreció en un par de ocasiones un puro con nicotina y en otras 2 un placebo, en una ocasión se les ha dicho con precisión qué tenían ahora la otra se les engañó. Tras fumar el cigarro, los competidores debieron llenar una labor de recompensa mientras que se sometían a una resonancia imantada servible, clasificando sus escenarios de deseo de nicotina antes y tras la actividad.

La realidad sobre fumar y el agobio

El consumo de tabaco es una adicción seria, y la nicotina es la sustancia primordial que causa esta adicción. La nicotina de cada calada de un cigarro demora solo diez segundos al llegar al cerebro. Esta rápida transferencia de nicotina de los pulmones al cerebro es una de las razones por las cuales los cigarros son tan viciosos. En el momento en que llega al cerebro, la nicotina provoca que las células cerebrales liberen dopamina. Entre los efectos de la dopamina es un alto estado de agudeza mental y de confort. La dopamina controla los centros de recompensas y exitación del cerebro. Con el pasar de los años, las células del cerebro cambian y aguardan las recargas de dopamina agregada que da el cigarro. En el momento en que uno trata de no fumar más, o aun entre un cigarro y el próximo, estos cambios en el cerebro ocasionan ansiedad y un fuerte deseo de absorber mucho más nicotina. 1

Posiblemente te sientas mucho más calmado y menos intranquilo mientras que andas fumando y inmediatamente después. Pero de todos modos el cigarro no está calmando el agobio en tu vida; solo está calmando tus deseos de nicotina. En verdad, tu organismo experimenta precisamente lo opuesto. Fumar eleva la presión arterial y el ritmo cardiaco, tensa los músculos, contrae los vasos sanguíneos y disminuye el nivel de oxígeno en la sangre. 2 Resumiendo, fumar incrementa el nivel de agobio de su organismo.

Las justificaciones erradas son ventajistas

En el momento en que la abstinencia se muestra, las justificaciones para proseguir fumando se muestran. Justificaciones que son pensamientos equivocados que semejan tener sentido en ese instante, pero que no se fundamentan en la verdad.

Ciertas justificaciones que se muestran son:

Deja un comentario