la mujer embarazada con problemas de adicciones

En USA cerca del 4% de las mujeres embarazadas consumen drogas ilegales como mariguana, cocaína, éxtasis y heroína. En el momento de tomar en consideración los peligros que piensa para la salud de la madre y del bebé el consumo de las drogas ilegales, asimismo tienen que tenerse presente otros causantes que tienen la posibilidad de confluir al unísono, como el consumo de alcohol y tabaco o hábitos no saludables, como la mala nutrición o infecciones de transmisión sexual.

Ahora, se muestran varios de los peligros que tienen la posibilidad de suceder en el momento en que una mujer presente un trastorno por consumo de heroína o una dependencia a este opiáceo a lo largo del periodo de gestación o embarazo:

Anfetaminas y drogas de síntesis

El consumo de esta clase de drogas ha incrementado en los últimos tiempos. Los estudios son pocos, pero revelan que el consumo de estas drogas puede ocasionar defectos innatos cardiacos.

Otros estudios señalan que el consumo de metanfetamina, asimismo popular como “speed”, “crack” y “cristal”, puede ocasionar un mal avance del bebé. Tienen efecto negativo en el desarrollo fetal, incrementando el peligro de defectos cardiacos, innatos y fisura palaciega con labio leporino por el consumo de estas drogas.

Resumen

El consumo de drogas a lo largo del embarazo tiene la posibilidad de tener secuelas negativas tanto para la gestante para el feto. Están implicados asimismo componentes sicológicos y sociales que condicionan el avance del embarazo, el parto y el puerperio. Es esencial que la actuación de los expertos sanitarios se dirija a la prevención y promoción de hábitos saludables, tal como al diagnóstico y régimen del consumo de drogas a lo largo de este periodo.

– Entender los efectos que tiene el consumo de drogas a lo largo de la gestación.

Cocaína

  • Nombres recurrentes argóticos: torta, base libre, doña blanca, piedra, nieve, polvo, o azúcar
  • ¿Qué sucede en el momento en que una mujer La cocaína atraviesa la placenta y entra en la circulación del bebé. La supresión de la cocaína es mucho más lenta en un feto que en un adulto. Esto quiere decir que la cocaína continúa en el cuerpo del bebé considerablemente más tiempo que en su cuerpo.

Según La Organización de Expertos de Información Teratológica (OTIS), a lo largo de los primeros meses de embarazo la exposición de la cocaína puede acrecentar el peligro de aborto espontáneo. Mucho más adelante en el embarazo, el consumo de cocaína puede ocasionar desprendimiento de la placenta, lo que puede ofrecer sitio a hemorragias graves, parto prematuro y muerte fetal. OTIS asimismo asegura que el peligro de defectos de nacimiento semeja ser mayor en el momento en que la madre ha consumido cocaína con cierta frecuencia a lo largo del embarazo. Según Congreso Americano de Obstetras y Ginecología (ACOG), las mujeres que consumen cocaína a lo largo del embarazo tienen un 25% mucho más de posibilidad de parto prematuro. Los bebés nacidos de mamás que consumen cocaína a lo largo del embarazo asimismo tienen la posibilidad de tener una cabeza mucho más pequeña y tener un desarrollo limitado. Los bebés que están expuestos a la cocaína después en el embarazo tienen la posibilidad de nacer dependientes y padecen de los síntomas de abstinencia, como temblores, insomnio, espasmos musculares y adversidades de nutrición. Ciertos especialistas piensan que las adversidades de estudio puede ser como el niño va medrando. Asimismo son probables defectos en los genitales, riñones y cerebro.

Galería de fotografías

Deja un comentario