la casas del libro adicciones y violencias invisibles

El entrerrià regresa a asombrar con «Invisible», su novedosa novela, donde hay crueldad de género, pobreza y adicciones, tal como amor, tristeza, disparidad y una búsqueda de independencia desde una «visión litoraleña de todo el mundo» .

En su última novela «Invisible», el escritor entrerriano Juan Solá -quien cobró notoriedad con su obra «La Chaco»- despliega una prosa deliciosa, tan fácil como fuerte, para narrar historias dolorosas de un puñado de individuos con mundos ocultos, que procuran exorcizar su niñez y su pasado.

Laura Gutman fue fundamental para nuestra familia

Laura Gutman supuso un enorme desahogo y asistencia para nuestra familia. En 2007 nació Peru, nuestro primer hijo. Todos llevamos unas opiniones sobre maternidad-paternidad, unos tópicos, ideas, unas prácticas… No obstante, en el momento en que nosotros llegamos a casa con nuestro hijo, algo no encajaba, todo cuanto llevábamos, todo cuanto se nos suponía no era verdaderamente el modelo de progenitores que sentíamos que deseábamos ser. Teníamos otros sentimientos con en comparación con papel de madre-padre que nosotros deseábamos vivir, pero nos pesaba lo que veíamos en nuestro ambiente en la sociedad que nos rodeaba.

Yo, Gloria, tuve una depresión postparto esencial, donde se me juntó la cesárea o no-parto, la no-lactancia, el «no debe reposar con nosotros», el «no debes agarrarlo bastante en brazos»… Yo no me sentía bien y la situación y mi depresión no mejoraron con terapia sicológica clásico. En ese instante me aconsejaban que me dedicase tiempo, que descansara, que dejase al niño al precaución de otra gente, y que me buscara otras ocupaciones que me mantuvieras un tanto ajeno de mi maternidad. Y no obstante, yo justo precisaba todo lo opuesto. Yo precisaba zambullirme en la maternidad, unirme a mi bebé, poseerlo enganchado a mí, atármelo a mi cuerpo y pasar de esta forma la mayoría del tiempo.

Violencias diarias: La base de la pirámide

“Hay un colosal inconveniente estructural desde que no comprendemos como crueldad que nuestra pareja nos manipule por tener relaciones íntimas en el momento en que no las deseamos tener o por no emplear preservativo”, pienso que nos atrevemos a decirlo o no, todas y cada una de las mujeres pasamos en algún instante de nuestra vida por estas ocasiones.

Desde Cruz Roja España denuncian que de cada 20.000 mujeres víctimas de crueldad de género atendidas el 88,7% sufrió crueldad física, el 61,7% crueldad sexual, el 96,7% crueldad sicológica y el 70% control de la economía doméstica. O todas y cada una.

Deja un comentario