la adicciona las redes mente es maravillosa

Este fin de semana el períodico El País recordaba la crónica de John Nash, un matemático de 86 años con esquizofrenia recién recibido el Premio Abel, el galardón de forma anual concedido por el Rey de Noruega a un matemático señalado. Nash convive con esta patología mental ya hace décadas -se le advirtió a los 29 años- pero eso no le ha impedido ser considerado de los mejores matemáticos de la historia y también inspirar a la novela Una cabeza fantástica, de Sylvia Nasar que más tarde llegar al cine interpretada por Russell Crowe.

El estudioso de la Facultad de Princeton recibió el considerado “Nobel de Matemáticas”, por su trabajo sobre las ecuaciones diferenciales parciales, una teoría que tuvo colosal influencia en distintos campos científicos, desde la química y la física cuántica, en la biología de sistemas o las finanzas y que pertence a los múltiples logros de Nash. No obstante, su mayor éxito personal fue la manera de luchar contra la esquizofrenia paranoide que padecía y de qué manera aprendió a vivir con las alucinaciones que le generaba, ignorándolas totalmente. Nash ahora fue premiado en 1994 con el Premio Nobel de Economía por su contribución a la teoría de juegos, con lo que se transforma en entre los matemáticos con mayor reconocimiento.

Adicciones sicológicas

El término adicción tiene relación comunmente al empleo elevado de elementos químicos y también invasivos para el organismo. De esta forma, el consumo en demasía de alcohol, tabaco u otro género de drogas se corresponde con el término “adicciones químicas”. Pero asimismo hay las adicciones no químicas o sicológicas socias a formas de proceder similares con el juego, la comida, el sexo o el trabajo entre otros muchos y que son practicadas de manera atípica.

El riesgo aparece en el momento en que los teléfonos móviles inteligentes penetran bastante en nuestras vidas

La lista de atentos convierte nuestra vida en una secuencia de tareas. El simple ingreso a nuestro mail deja que nuestra vida profesional invada nuestra vida personal. Nuestra necesidad incesante de llevar a cabo algo o de estar regularmente actualizado, nos distrae y nos impide nuestra aptitud de sencillamente existir, pues procurar agarrar regularmente nuestro móvil pausa nuestra concentración y vivencias.

Más allá de que nuestro móvil a través del ingreso que nos ofrece a las comunidades, puede ser una herramienta para prosperar nuestras relaciones y ofrecernos una fuente de consuelo que disipe cualquier sensación de aislamiento , existe el peligro de que seamos bastante dependientes de nuestra vida digital, y de este modo perdernos el planeta real.

Abstenerse de Tik Tok, Fb y Youtube

La predominación de la tecnología en los jovenes hay que en parte importante al ingreso a comunidades. Es muy simple construirse un perfil siendo individuo que aún no ha alcanzado la edad adulta y comenzar a interaccionar con el planeta en línea. Entonces, lo idóneo es abstenerse de su empleo totalmente, más que nada de aquellas apps populares que promueven su explotación al límite.

Es bastante común que las adicciones al internet distancien a la gente de las ocupaciones que acostumbraba a efectuar y los amigos que acostumbraba a frecuentar. De ahí que, realizar una lista de todo cuanto gozaba llevar a cabo antes de su adicción le dejará reaccionar sobre cuánto cambió su historia.

Deja un comentario