la adiccion no es una enfermedad cerebral

Hacia mediados del siglo XX, se creía que la gente adeptas a las drogas no tenían ética y fuerza de intención. Esta iniciativa modulaba la contestación de la sociedad en frente de este inconveniente, se trataba mucho más como un inconveniente de ética que como un problema médico.

Merced a la investigación en adicción y asimismo merced al avance del conocimiento sobre el desempeño del cerebro, se conoce que la adicción a drogas es una patología complicada caracterizada por compulsión, deseo incontrolable, y búsqueda persistente de la substancia aun consciente de las secuelas negativas que acarrea. En verdad, se considera una patología crónica con recaídas (NIDA, 1999) ¿Por qué razón diríase que la adicción es una patología? La contestación es fácil, por el hecho de que el consumo de drogas altera el cerebro; composición y desempeño. Estos cambios tienen la posibilidad de perdurar un buen tiempo y llevar a los hábitos peligrosos que se observan en la gente que abusan de las drogas.

Introducción

La noción de que la adicción a las drogas es una patología del cerebro se volvió axiomática. Solicitantes a expertos de la salud de todo el planeta, que tratan el abuso de substancias, son adoctrinados con esta creencia, singularmente una vez que la iniciativa se hiciese habitual en la década de 1990. Su popularidad se prolonga bastante alén de las sagradas salas de la Academia. Tanto el Time de mayo de 1997 como el de septiembre de 2017, tal como en la gaceta Nat Geo, se dedicó su portada a la ciencia de la adicción al cerebro. Muchas otras gacetas populares han anunciado historias de portada afines en las últimas 2 décadas.

Pero tras 20 años de investigación, uno de nosotros (Hart) vio que este pensamiento generaba pésimos desenlaces. Mientras que, la investigación conductual sobre los desenlaces, tras proveer tanto a los animales como a los humanos, interesantes elecciones a los fármacos, dió desenlaces positivos en lo que se refiere a tratamientos efectivos, pese a la carencia de atención mayoritaria. Esta observación llevó a Hart a reorientar su investigación hacia estos tratamientos conductuales.

Sobrepasar una adicción

La adicción causa cambios químicos, estructurales y moleculares que verdaderamente tienen nuestro entendimiento como rehén. La buena nueva es que este desarrollo es a la perfección reversible y la mayor parte de las ocasiones sin resultados consecutivos (para el cerebro). Opuestamente a la creencia habitual, sólo algunas de las drogas son asesinas en serie de las neuronas – en verdad, LA sustancia más especial, la heroína, tiene una neurotoxicidad bastante menor que el alcohol.

La mala novedad es que este desarrollo necesita un largo sendero hacia la rehabilitación, en la mayoría de los casos lleno de instantes de duda y a veces de recaídas.

Deja un comentario