la adiccion de duces de los alimentos

Para comprender si un individuo toma bastante azúcar es requisito prestar atención a su nutrición ahora las señales que intervienen en su accionar:

  • Calcular el consumo frecuente de artículos azucarados
  • Comprender si hay una planificación de compra de dulces
  • Supervisar la dieta y eludir la substitución de alimentos sanos por otros con azúcar

La adicción al azúcar no se comporta como una adicción “habitual”

La adicción al azúcar fué equiparada con ser tan gratificante y dañina como la adicción a las drogas, pero esto no es precisamente cierto. La sensación agradable que generan los azúcares en el cuerpo es mucho más comparable con otras vivencias agradables como ganar un juego o un premio, estar enamorado, ver una cara interesante o oír un enorme chiste. Prueba de esto es que la adicción al azúcar no se comporta como una adicción “habitual”. Por poner un ejemplo, en una adicción a las drogas, el cuerpo gana mayor tolerancia a la substancia con cada ingesta, lo que desata la necesidad de acrecentar la dosis exponencialmente. Esto no sucede con la adicción al azúcar o la comida. Con la adicción al azúcar, la inclinación es mucho más con apariencia de U. El impulso de comida incrementa hasta cierto punto donde se asienta y después empieza a reducir gradualmente. En este ámbito, la gente que sienten el impulso para continuar comiendo tienden a pasar a otro alimento deseable y iniciar el período nuevamente.

  • Limpia tu cocina de cualquier tentación. No llenes tu despensa con bocadillos o alimentos azucarados. Lograr que estas comidas dulces sean bien difíciles de hallar le va a ayudar a batallar sus impulsos.
  • Sustituye los alimentos procesados ​​por frutas y piscolabis saludables. No precisas eludir toda clase de azúcar en tu dieta, solo precisas ser mucho más selectiva/o. Si sientes un antojo por la comida, procura comer una fruta o un bocadillo saludable en vez de caramelos, dulces o alimentos procesados.
  • Tampoco confíes en los edulcorantes artificiales. Los edulcorantes artificiales no son un pase libre para comer azúcar. Estos son tan dañinos como los edulcorantes naturales si se consumen en demasía.
  • No tomes tus calorías. Tomar refrescos, jugos, frapés, revueltos o cócteles dulces contribuyen a tu recuento períodico de calorías. Es preferible eludir las bebidas azucaradas.
  • Bebe mucha agua. Tomar agua no añade calorías a tu dieta y asimismo controla el apetito. Elige siempre y en todo momento el agua para tu hidratación en vez de refrescos, jugos o cafés.
  • Come despacio. Comer a un ritmo mucho más retardado va a hacer que gozes mucho más de tu comida y va a ayudar a tu cuerpo a detectar la saciedad a tiempo. Esto evitará además de esto formas de proceder no deseadas como los atracones.
  • Protege de ti/a. Maneja tu agobio y ansiedad dedicándote tiempo para ti. La meditación y el ejercicio tienen la posibilidad de contribuir a estar centrado/a.
  • Duerme 8 horas cada día. Reposar bien asiste para supervisar el estado anímico, el agobio y la energía, lo que asimismo ayuda a una mejor toma de resoluciones. Sostenerse fresco y concentrado puede guiarte a eludir hábitos poco saludables.

¿De qué manera supervisar la ansiedad de comer dulce?

Ahora explicamos diez simples procedimientos a fin de que sea mucho más simple llevar los instantes en los que no tengamos la posibilidad reprimir las ganas de comer dulces:

  1. Impide tomar azúcar en el desayuno. Haz un desayuno natural, impide los cereales industriales, los jugos artificiales y la bollería. Comienza el día con un desayuno prominente en fibra con hidratos de carbono integrales y fruta. Esto evitará que tu cuerpo te solicite azúcar en todo el día.
  2. Menos modelos envasados ​​y mucho más naturales. Esta clase de modelos están llenos de azúcares y aditivos que nos asisten a continuar enganchados al dulce. En vez de recurrir a sándwich, bollería o pizza industrial realiza un bizcocho casero con harina integral y miel o toma frutos secos en vez de gominolas.
  3. Comienza a leer las etiquetas de los artículos que compras y sé siendo consciente de la proporción de azúcar que tienen.
  4. Come mucho más de forma frecuente a fin de que los escenarios de azúcar estén regulados y sostener tus deseos a raya. Si te gusta un helado toma una crema de plátano casera. En el momento en que comas dulce come despacio y saboreando, te saciarás antes y te provocará el exitación que precises.
  5. Bebe agua en el momento en que poseas rana de dulce, quizás poseas sed. Aprende a identificarlo a través de la observación.
  6. Impide a los edulcorantes. Existen estudios que aseguran que el gusto dulce de los edulcorantes puede acrecentar nuestro enganche. El cerebro lo interpreta exactamente la misma el azúcar.
  7. Distrae hasta el momento en que por el momento no te apetezca. Sal a caminar, lee, haz algo en el hogar… Estar ocupado va a hacer que te enfocas y dejes pasar ese deseo inmediato. Eres mucho más fuerte de lo que crees, eres tú quien escoge.
  8. Cepillate los dientes toda vez que comas. Aparte de sostener una dentadura sana, le contribuye a achicar la sensación de ansiedad y las ganas de comer dulce. Cepillate los dientes tras cada comida.
  9. Come una parte de fruta. Si no puedes eludir comer algo, el antídoto mucho más saludable es que comas una parte de fruta dulce: plátano, chirimoya, kaki, sandía, melón…
  10. Impide tener ocasiones de peligro. No adquieras todas y cada una aquellas cosas que te hacen caer a la tentación y no vayas a esos sitios que te causan ansiedad por comer dulce. Crea un ámbito seguro liberando de tu vista los alimentos que te generen ese deseo que te controla.

Consejos para ir abandonando el dulce

No brinques las comidas: Come pequeñas porciones de alimentos para eludir que la ansiedad te realice caer en la adicción al dulce.

No mantengas dulces en la despensa: Trata de no tener en el hogar exceso de dulces como tortas, galletas, chocolates o helados en el frigorífico para eludir el consumo en el momento en que poseas ansiedad.

¿Tenemos la posibilidad de charlar verdaderamente de una «adicción»?

En una investigación efectuada en la Facultad de la Sorbona por la parte del doctor Dean Chapelot, directivo del aparato de investigación en epidemiología sobre nutrición, nos apunta algo atrayente. Actualmente no tenemos la posibilidad de charlar de la adicción al azúcar como entidad siquiátrica afín a la de otras adicciones a substancias psicoactivas.

  • No obstante, esto no significa que logre serlo más adelante: los mecanismos neurobiológicos que se ponen en marcha a lo largo del consumo son muy afines a las de cualquier otra adicción.
  • El consumo de este producto activa el núcleo accumbens, popular como centro de recompensa. Esta área libera dopamina y consigue que nos sintamos bien, que experimentemos confort.
  • La sacarosa tiene exactamente la aptitud de sumarse a los receptores cerebrales que fomentan la liberación de dopamina y de ahí que experimentamos estas experiencias tan agradables.
  • Cuanto mucho más azúcar tenga dentro este producto, mucho más dopamina se liberará y mayor va a ser la sensación de “subida”. No obstante, esta inyección de energía es muy corto. Al poco, es común presenciar no solo una bajada de ánimo, sino más bien asimismo mucho más cansancio. El cerebro nos regresa a soliciar una exclusiva dosis de algo dulce; una solicitud a la que es bien difícil resistirse.

Deja un comentario