la adiccion al trabajo en la mujer

Tiempo de lectura: 3 minutos

Habitamos una sociedad donde la adicción al trabajo, lejos de considerarse un inconveniente, es festejada. Podríamos decir que indica cierto estatus, una situación privilegiada, tener una vida llena de proyectos que llenen tu momento de libertad, y que te fuercen a pasar jornadas maratonianas en la oficina, es el homónimo de éxito. ¿Quién mira con pésimos ojos un workaholic?

Causas de la adicción al trabajo

Hay múltiples causantes que tienen la posibilidad de ocasionar que un individuo padezca adicción al trabajo, esencialmente esos que están relacionados con su estado sensible y psicológico y la su forma de sentir el trabajo, pero la naturaleza de las causas que derivan en esta clase de nosología puede ser realmente diversa. Ciertos ejemplos de causas que tienen la posibilidad de derivar en este género de adicciones son las próximas:

  • El miedo a perder el trabajo, especialmente si hay pretensiones económicas y familiares (hijos, familiares dependientes, etcétera.) .
  • Un mercado de trabajo en constante cambio y desarrollo, con una marcada competitividad, al que hay que amoldarse de manera continua.
  • La necesidad para hallar el lugar esperado.
  • No comprender poner límites al trabajo.
  • Amenazas de superiores y compañeros sobre perder el trabajo.
  • La falta o mala organización, que deja sobresaturación del trabajo.
  • La ambición excesiva por el poder, el prestigio o las pertenencias.
  • La incapacidad para detallar preferencias.
  • La carencia de aprecios personales que se reemplazan con el trabajo.
  • La educación familiar que impone a los hombres, más que nada, cumplir el papel de mantenedor de su familia.
  • La presión de muchas mujeres cuya misión es solo sacar adelante a los hijos y también hijas.

Expertos en adicciones en Sevilla: el más destacable régimen para la adicción al trabajo

Nuestro aparato de psicólogos especialistas en adicciones en Sevilla apuesta por un completo trabajo basado en el tolerante. Priorizamos su confort y deseamos ir alén del síntoma, de ahí que nuestro régimen asimismo se prolonga a familiares y pareja.

En casos de adicción al trabajo, no acostumbramos a priorizar el ingreso en nuestro centro de desintoxicación, si bien no lo descartamos si observamos que hay una adicción a substancias paralela al trabajo compulsivo. Si quiere entender mucho más sobre nuestro centro de adicciones en Sevilla, no dude en contactar con nosotros.

Las comunidades promueven que nos definimos a través del trabajo

Autoras como Antídotos Zafra (El entusiasmo) o Jenny Odell (De qué manera no realizar nada) afirman que desde la llegada de las comunidades cada vez es más difícil huír a la narrativa que vincula el trabajo a la identidad. Habitamos un contexto donde ponemos nuestra profesión en el perfil de Instagram y usamos una comunidad de búsqueda de trabajo aun en el momento en que ahora poseemos uno. LinkedIn no solo blanquea la adicción al trabajo, sino incentiva aún mucho más la narrativa aspiracional a su alrededor. Te manda alertas y correos electrónicos a fin de que no te distraigas pues jamás sabes cuándo puede salir una exclusiva oferta laboral mejor que la que tienes.

Y, de la misma ver Fotocasa o Idealista nos transporta a proyectar nuestra vida en estas casas que no tenemos la posibilidad de abonar, en el momento en que entramos en un desarrollo de selección comenzamos a ver de qué manera sería nuestra vida si nos cogiesen para este lugar tan demandado y bien comprado.

Para Montalvo y Echeburúa (1998) la característica concreta de la adicción al trabajo, con relación a otras adicciones, es la de no referirse a un elemento frecuente de gratificación directa y también instantánea, en contraste a lo que sucede con la comida o el juego, que son elementos agradables en sí mismos. En este sentido, los primordiales elementos de exitación para el dependiente al trabajo son el éxito y poder comprados a través del avance profesional.

¿Sabías que cerca del 5% de la población general es adepta al trabajo? Machlowitz (1980), efectuó una investigación con muestras concretas de profesiones (médicos, psicólogos y abogados), cuya tasa de prevalencia alcanzó el 23%. La adicción semeja perjudicar a personas de edad media, con una actividad laboral creativa y que no actúan transladadas de forma exclusiva por pretensiones económicas. Otro apunte esencial es que se da mucho más entre los hombres que entre las mujeres, puesto que estas acostumbran a tener una visión mucho más amplia y extensa de la vida, con un mayor equilibrio entre lo afectivo y lo laboral.

Deja un comentario