la adiccion al amor dificil de dejar

Entender el link entre el abuso sensible y la adicción

Salir de una relación emotivamente exagerada no es sencillo, y en el momento en que añades adicción a las drogas a la mezcla, las capas de la cebolla se transforman en mucho más complicadas. Con frecuencia, amigos y familia tienen adversidades para comprender por qué razón los comprometidos prosiguen en relaciones emotivamente desmesuradas y están atrapados en una vida unida por la adicción. Lamentablemente, el abuso sensible es con frecuencia un contribuyente al abuso de substancias, y una pareja emotivamente exagerada puede manejar a su pareja a fin de que se quede prestando asistencia y admitiendo su adicción a las drogas.

Reflexión final: ¿amor o apego?

Es esencial la distinción entre amor y apego. Desde la psicología budista, el cariño es la aspiración y el deseo de que todos y cada uno de los seres sean contentos. Así, si comprendemos el cariño como la aspiración de la alegría del resto, no sería algo enfocado verdaderamente a nosotros. No obstante, el apego es un apego a alguien o algo y aguardar a que nos lleve a cabo contentos. Por consiguiente, mucho más que adicción al amor, estaríamos comentando de un apego elevado para buscar fuera la alegría que no poseemos dentro.

La monja budista Tenzin Palmo nos dice que “el apego afirma: ‘te deseo, deseo que me hagas feliz’; y el cariño auténtico afirma: ‘te deseo, deseo que tú seas feliz’” y al tiempo añade que “cuanto mucho más nos aferramos a otros mucho más sufriremos”, pues mucho más temor deberemos perder. De esta forma, en vez de charlar de acción al amor, sería mucho más preciso charlar de apego elevado.

¿De qué manera son este género de relaciones?

Este género de relaciones se identifican por tener un enorme ingrediente de dramatismo, al unísono que son muy embrolladas, repletas de excitación, padecimiento y con un alto ingrediente de erotismo y sexualidad.

El dependiente al amor incurre en hábitos irracionales construyendo paranoia, espiando a su pareja a todos y cada uno de los escenarios (mirando carteras, bolsillos, móvil, computador…). El temor a ser descuidado es el elemento que establece la distorsión de su percepción de la verdad e inclusive de sus sentimientos, llegando a determinar el cariño como homónimo de posesión, dominación y control de su individuo cercano las veinte -y-4 horas del día, justo lo opuesto de lo que ha de ser una relación saludable de pareja y que, como no puede ser de otra forma, debe fundamentarse en la seguridad.

Desamparo

Muchas de las parejas que conviven con personas adeptas se sienten solas, todas y cada una de las cargas familiares recaen sobre los hombros y son ellas las que tienen que encargarse de todo lo relacionado con la familia, sin la asistencia de la pareja. La única preocupación en la vida de un dependiente es la sustancia, y el resto de sus pretensiones básicas, como comer, vestirse o el precaución de la vivienda pasan a ser atendidas por su pareja.

 

¿De qué manera sobrepasar la dependencia sensible?

Hay otras adicciones muy poderosos aparte de las drogas. A veces mencionamos que el enamoramiento es como una sustancia y que verdaderamente ciertas relaciones tienen la posibilidad de llegar a transformarse, mucho más que en una sustancia, en una adicción. Esta es la parte dañina. En el momento en que una relación sensible se transforma en algo que no me da lo que yo necesito o merezco y aún de esta manera no puedo dejarlo, estoy probablemente metido en una relación de las que llamamos de «dependencia sensible».

Deja un comentario