la adiccion al alcohol en los adolescentes

El alcoholismo es una patología caracterizada por un accionar problemático de consumo de alcohol que causa deterioro o malestar clínicamente importante.

Como comentamos en el presente artículo sobre los trastornos más frecuentes en jovenes, la adicción al alcohol está muy presente entre los mucho más jóvenes, y los 14 años son la edad media de comienzo de consumo de esta substancia.

El alcoholismo en la adolescencia

Otro de los desafíos que se nos muestra es la prevención del alcoholismo en la adolescencia. Ya que en un corto plazo es bien difícil distinguir la utilización del abuso, ciertos jóvenes comienzan a enseñar dependencia sicológica de la bebida. Este inconveniente se encuentra dentro de las secuelas directas del consumo de alcohol en jovenes.

Para lograr advertir una dependencia al alcohol en edades tempranas, es esencial ver los próximos síntomas:

Un riesgo para los jovenes

Si bien el consumo, y mucho más si bien la venta de alcohol a inferiores es ilegal, no tienen ningún inconveniente para lograrlo. Peor aún, la industria del alcohol está construyendo tácticas de marketing dirigidas particularmente a los jóvenes. Entre ellos están los contenidos de publicidad basados ​​en el humor, la seducción, la aventura o el éxito popular; los modelos desarrollados para jóvenes, como las mezclas de alcohol y refrescos; y el patrocinio de acontecimientos culturales y de deportes que asocian las fabricantes de alcohol con ocupaciones populares entre jóvenes.

Esta omnipresencia del alcohol – socia a la asunción de peligros ahora la búsqueda de pertenencia a un conjunto que caracteriza la adolescencia – puede conducir a varios jóvenes a usos desmesurados, policonsumos o consumos intensivos regulares. Estos excesos tienen la posibilidad de perturbar la escolarización, el futuro profesional, la salud y el avance sensible de los jovenes, en un instante en que el cerebro, por un desarrollo de maduración todavía incompleto, resulta singularmente vulnerable a las substancias psicoactivas.

Aparte de acrecentar la inclinación a la crueldad y favorecer accidentes viales, el consumo genera efectos de largo período. Causa muerte neuronal y posibilita la adicción a la adultez.

Hoy día, la edad de iniciación a el consumo de alcohol está bajo la legal, y se posiciona entre los 8 y los 12 años, lo que está lejísimos de ser inofensivo para la salud. Si bien acostumbra suponerse que los peligros del consumo de alcohol por la parte de pequeños y jovenes son aproximadamente exactamente los mismos que para los mayores, indagaciones científicas demostraron a lo largo de los últimos tiempos que los riesgos del consumo de alcohol entre los jóvenes son mayores. Y sucede que a lo largo de la adolescencia, en comparación con la edad avanzada, el organismo es parcialmente indiferente a efectos sedativos ahora ocasiones aversivos del alcohol. Los sentimientos de depresión, paranoia y ansiedad, malestar gástrico, hipotermia, falta de coordinación motora y también inducción del sueño, habituales entre los mayores, no se muestran con intensidad entre los mucho más jóvenes, que prosiguen tomando sin freno.

A este consumir prácticamente ilimitadamente, se aúna que pequeños y jovenes son mucho más sensibles a los efectos que fortalecen el consumo, como la sensación de exitación, la disminución de inhibiciones y dado que la interacción popular se ve facilitada por el alcohol. Equiparados con la gente adultas, los jovenes padecen mucho más modificaciones cognitivas tras consumir alcohol y esto causa que sean menos capaces de producir juicios objetivos sobre las secuelas del consumo y regularlo. Para llenar el cuadro problemático, indagaciones recientes asimismo proponen que el alcohol tiene efectos neurotóxicos en el cerebro joven, especialmente en las áreas implicadas en el control de impulsos. Es tal como el consumo de alcohol entre los mucho más jóvenes está asociado, y lo detallan indagaciones efectuadas en múltiples y muy diferentes países de todo el mundo, a una mayor proporción de accidentes mortales, una mayor tasa de crueldad, un aumento en el accionar sexual de peligro, bajo desempeño escolar y también aumento de hábitos autodestructibles.

Deja un comentario