la adicción a los móviles en la actualidas

En las salas de espera. En ascensores. En el Starbucks. En la fila del súper. En el trabajo. En la vivienda. En el cine. En un concierto. Mientras que paseamos a la calle. Mientras que usamos el turismo. Mientras que ingerimos. Segundos antes de cerrar los ojos para reposar. Segundos tras despertar. Cualquier ocasión y en cualquier ubicación vemos la pantalla de nuestro móvil inteligente. Podría apostar por que esta columna la lees desde el teléfono.

El 9 de enero de 2007 cambió nuestra vida. Ese día Steve Jobs presentó en el planeta el primer iPhone. Hace solo 11 años. El día de hoy vivimos una gran parte de nuestra vida a través de un display de cristal. Por término medio, un individuo ve su móvil inteligente unas 150 ocasiones cada día (suena exagerado pero esta cantidad representa unas diez ocasiones por hora), ciertas considerablemente más.

Cantidades de IAB México y Millward Brown, apuntan que 46% de la gente estiman que sus gadgets móviles inteligentes son imprescindibles, al nivel de que volverían a casa si lo llegaran a olvidar. La tecnología móvil inteligente transformó nuestros hábitos no solo como clientes o usuarios, sino más bien asimismo humanos. El móvil inteligente se convirtió en una extensión de nosotros. Para bastante gente es una adicción.

Sí, leíste bien, adicción. Pero esto no es lo malo, sino esta adicción está impactando con considerablemente más fuerza a las generaciones de pequeños y jóvenes, los llamados “originarios digitales”. No hay por menos si pensamos que habitualmente la primera cosa que vieron al nacer, no fue exactamente la cara de su madre, sino más bien un teléfono grabando el vídeo de sus primeros minutos de vida.

Enorme preocupación por la utilización elevado de la tecnología

Para todos los que pensamos que lo de la adicción al celular eran solo comentarios o exageraciones; México se encuentra dentro de los países con mayores inconvenientes en la utilización de gadgets móviles inteligentes en los salones de clase, según una investigación de Forbes, el que señala que el desarrollo de forma anual de empleo de teléfonos inteligentes es sobre el 40% de forma anual, con 40 millones de teléfonos empleados por jóvenes de entre 15 y 29 años.

Pero esta situación no sucede solo en México sino más bien en el mundo entero. Exhibe la preocupación que últimamente hicieron pública enormes líderes de la industria tecnológica como Tim Cook, director ejecutivo de Apple, que aseveró: “No creo en la utilización elevado de la tecnología. No soy de los que piensa que se va a tener éxito para usarla en todo momento…” “No tengo hijos, pero tengo un sobrino (de 12 años) al que coloco ciertos límites. Por servirnos de un ejemplo, no deseo que esté en comunidades”.

Asimismo Jonathan Ive, que fue entre los hombres de seguridad de Steve Jobs y Vicepresidente de Diseño de Apple, declaró a un períodico estadounidense que había predeterminado límites muy rigurosos en sus gemelos de 13 años para eludir exposiciones prolongadas en las pantallas.

Tal como ellos, otros especialistas han manifestado sus intranquilidades cerca de este tema, tal como la relevancia de que progenitores de familia y profesores guíen a los pequeños y jovenes a tener autocontrol en la utilización de los gadgets tecnológicos.

La utilización elevado del celular tiene la posibilidad de tener horribles secuelas. El Centro Mexicano del Seguro Popular (IMSS) apuntó que la nomofobia -trastorno psiquiátrico de adicción al móvil- puede producir desde dolores en articulaciones, ojos, huesos y orejas hasta insomnio, depresión y ansiedad. Esto sin estimar el bajo desempeño escolar que hace a un estudiante y la poca eficacia laboral de un usado. En verdad, las cantidades de Forbes señalan que cerca del 30% de los alumnos lo usan en horas de clases.

Hace unos meses vi un meme (adivinaron, desde mi celular) donde aparecían múltiples personas sentadas en las bancas de una estación de ferrocarril y todas y cada una excepto una veían su celular. La única persona que no lo hacía lucía distendida, sonriendo, distraído con algo que ocurría a la distancia. Sobre la fotografía se encontraba la oración: ¿Y ese tipo que se cree? ¿Qué está gozando de la vida?

Contacto:

Twitter: @@r_solares

Blog: www.weblogs.vmware.com/latam/

Web: www.vmware.com.mx

Las críticas expresadas son solo compromiso de sus autores y son absolutamente independientes de la posición y línea editorial de Forbes México.

GLOSARIO

Anillo espectro: personas que escuchan el timbre del teléfono, si bien no haya sonado.

Alodoxafobia: trastorno psicológico caracterizado por el temor irracional a las críticas extrañas. Acostumbra mostrarse en el instante en que se comienza a comunicar la vida en las comunidades.

Una observación en hondura

Sloan Management Review del MIT publicó un ensayo capaz: los instructores de 2 academias de negocios en Italia y Francia hicieron que renunciar al teléfono capaz para un día fuera un requisito de los alumnos en sus tutoriales. La mayor parte de los alumnos, que podían planear qué día dejarían los teléfonos, sintieron cierto nivel de ansiedad. No sabían qué llevar a cabo transcurrido un tiempo plus, desde el desayuno hasta viajar en transporte público. Asimismo apreciaron la continuidad con la que la gente que tenían teléfonos los examinaban -un estudiante apuntó que su amigo examinaba el teléfono 4 ocasiones en un periodo de diez minutos- y que probablemente de este modo era como ellos mismos lucían en un día habitual.

Una investigación previo, en EE.UU., que asimismo logró que los jóvenes renunciaran a sus teléfonos, halló que se ejercitaban peor en las tareas mentales en el momento en que estaban en “abstinencia” y presentaban síntomas fisiológicos, como el incremento de la continuidad cardiaca y la presión arterial. Asimismo sintieron una sensación de pérdida o disminución del yo extendido: los teléfonos.

Nomofobia: síntomas

Los síntomas de la nomofobia se muestran en el momento en que es imposible entrar al móvil, o se queda sin conexión o ingreso a Internet, y consisten fundamentalmente en muestras de nerviosismo, irritabilidad y aun crisis de ansiedad por el móvil inteligente. Si con la descripción que hicimos piensas que alguien de tu ambiente o tú mismo podría estar tolerando este trastorno, presta atención a los síntomas socios y asiste a un profesional en el instante en que te sientas reconocido:

  • Comprobar las alertas del móvil inteligente de manera compulsiva.
  • Muestras de mal humor en el momento en que es imposible comprobar el dispositivo todo el tiempo.
  • Temor irracional a quedarse sin batería.
  • Enfado desproporcionado si se agotan los datos de navegación, si no hay Wi-fi o si se imponen límites para usar el móvil.
  • Reposar con el móvil inteligente muy cerca como por poner un ejemplo acostado o en el suelo. Insomnio.
  • Nerviosismo al no recibir una contestación a los mensajes.
  • Inconvenientes para socializar con el resto.
  • Desempeño bajo así sea en la escuela o en el trabajo.
  • Apatía o aburrimiento en frente de ocupaciones de ocio que no requieran el móvil.

Los individuos digitales pasan 105 días por año conectados a Internet

La adicción al móvil inteligente es cada vez mayor a la población mundial. Los clientes digitales dedican de media seis horas y 54 minutos diarios a los gadgets conectados a Internet, lo que se traduce en prácticamente 105 días terminados aplicados únicamente a conectarse a la red. Esto tiene graves secuelas eminentemente a la población mucho más joven según explicó el Centro Europeo de Salud y Confort Popular, en tanto que es mucho más posible que desarrollen trastornos unidos al empleo del móvil inteligente cuanto mucho más joven sea el joven al conseguir un teléfono . Los jovenes de 13 años son un ejemplo evidente de la adicción a este dispositivo móvil inteligente ya que el 33% asegura no apagarlo jamás.

Según el informe el Informe Mobile 2021 que examina los primordiales datos de consumo, empleo y tendencias de los gadgets móviles inteligentes y conectados a España, Europa y el planeta, España es el país que dedica mucho más tiempo al empleo del móvil en Europa. Los españoles dedican cada día 4 horas y 12 minutos a sostener conectados a internet desde cualquier dispositivo, de los que tres horas y 27 minutos le dedican al móvil inteligente. En la utilización del móvil, precisamente una hora es el tiempo que usan para entrar a apps de comunicación y comunidades. El tiempo sobrante, una hora y 25 minutos, lo usan en juegos en línea o servicios uso contínuo, más allá de que se observan diferencias en la utilización según la edad de los individuos.

Deja un comentario