la adiccion a las drogas en los jovenes

El consumo de drogas es un inconveniente que perjudica tanto al sujeto como a la sociedad en su grupo. Para achicar el daño que esto causa, es primordial llevar a cabo programas precautorios en el campo escolar, familiar, comunitario o en espacios de ocio y momento de libertad, con la meta de achicar la prevalencia del empleo y el abuso de las distintas substancias.

Los jovenes meritan particular atención en este sentido, en tanto que consumir drogas siempre y en todo momento es amenazante, pero el daño aumenta de manera significativa si se consumen antes de llegar a la edad avanzada. El consumo de substancias repercute de manera negativa en el avance del cerebro y esto causa que el encontronazo y las secuelas sean mayores en un largo plazo en el momento en que suceden en esta etapa de la vida.

Sensación de alivio

La búsqueda de sensación de tranquilidad y alivio producida por el consumo de estas substancias.

Ahora, exponemos un vídeo donde entra en acción entre los causantes comentados, el consumo por la presión popular en los jóvenes.

Un enfoque de salud pública y derechos humanos

Hasta recientemente, las políticas públicas destinaban pocos elementos para atender a la gente con esta patología, centrando los sacrificios en la reducción de la oferta y el tráfico de drogas.

Por esta razón, en la Sesión Particular de la Reunión General de la Organización de las ONU (UNGASS 2016) se afianzó la necesidad de integrar el enfoque de salud pública y derechos humanos en las políticas de drogas. El archivo final, aprobado unánimemente por los Estados Integrantes, reconoció que “la adicción a las drogas es un trastorno de salud multifactorial complejo y caracterizado por una naturaleza crónica y recurrente, que es prevenible y tratable, y no el resultado de un fracaso ética o un accionar criminal”.

Consumo de mariguana y cocaína en los estudios

El consumo de mariguana, entre las drogas más frecuentes entre los jóvenes, perjudica a las funcionalidades de atención, memoria y concentración primordiales para la educación , reduciendo la motivación y autodisciplina primordiales para esto. Y como resultado, los jóvenes tienen menos desempeño, menor autovaloración y mayor posibilidad de deserción. De ahí que, el consumo recurrente hace que los alumnos tengan una aptitud mental achicada, su coordinación y su tiempo de reacción es menor.

Asimismo la cocaína y la mariguana afectan de forma directa al sistema psicomotor de los jóvenes. Aparte de evitar el desarrollo de estudio en el sala, estas dismuyen la aptitud de concentración y el interés en todo cuanto hacen.

Deja un comentario