intervencion familiar caso de adiccion al movil en adolescentes

Nos aproximamos en el final del curso académico y los horarios y prácticas de nuestros hijos/as cambian. A veces, las adversidades de los progenitores para conciliar la vida laboral y familiar hacen que la gente inferiores y jovenes pasen mucho más tiempo ociosas y solas. El no poder supervisarlos, y la carencia de tiempo para ordenar ocupaciones con ellos/as, hacen que empleo de pantallas se acreciente a lo largo de estas datas.

4 claves para tratar a un joven dependiente al móvil inteligente

  1. Da ejemplo. Primeramente y frente todo, da ejemplo. Si te ve enganchada todo el día al teléfono, con whatsapp, comunidades, llamadas, etcétera., ¿qué le vas a reclamar a él? Resulta incongruente que le afirmes que solo se usa en ciertos instantes.
  2. Acuerda qué instantes son los libres de móvil inteligente. Explícale, por servirnos de un ejemplo, que los instantes de comer y cenar son para estar en familia y comentar lo que le pasó a lo largo del día. De ahí que, apague la televisión y aparte los teléfonos y pase este rato relajados, conversando sin interferencias.
  3. Desconéctelo en el momento de reposar. Los aparatos electrónicos afectan a la calidad del sueño. Impulsan áreas del cerebro que no dejan reposar bien, lo que se traduce en nerviosismo, irritabilidad y cansancio. Por consiguiente, fuera tecnología para reposar. Lo destacado y mucho más relajante, reemplazarlo por un libro.
  4. Enseñarle a usarlo acatando a el resto. Que aprenda que es requisito apagarlo o silenciarlo en determinados sitios públicos donde tienen la posibilidad de incordiar a el resto, como el cine. Jura que en el momento en que vaya andando, esté pendiente de por dónde va y de los semáforos, no del teléfono. Si se visita a familiares como los abuelos, no estar todo el tiempo pegado al móvil inteligente, sino más bien dialogar con ellos.
  1. Ejercer un control saludable. Inspeccionando qué páginas visita, qué amigos tiene en las comunidades, instalando filtros parentales, etcétera. No tiene que ver con poseerlo todo controlado, hay que confiar en él, pero observando algunos puntos para los que él no posee aún bastante madurez.
  2. Contratar una cuota limitada para su empleo racional. Que entienda que las cosas no se obsequian ni se tienen la posibilidad de desaprovechar, sino hay que llevar a cabo un consumo responsable. Así mismo lo educarás no solo en las tecnologías, asimismo de cara al consumo de ropa, antojos, etcétera.
  3. Efectuar ocupaciones juntos. Como deporte, excursiones, viajes, juegos, sitios de comidas, etcétera. A fin de que le resulte mucho más atrayente, puede invitar a algún amigo. Así mismo no solo se aislará con el teléfono y verificará que la vida real es considerablemente más entretenida que la virtual.

Deja un comentario