informe del servicio provincial de drogodependencias y adicciones en huelva

La miembro del congreso de los diputados de Confort Popular, Rocío Cárdenas y el directivo de Investigación de la Facultad de Huelva, Carlos Fernández, han anunciado el emprendimiento de investigación “Diagnóstico de gravedad de dependencia a substancias psicoactivas según método DSM-IV. Adaptación al español de la entrevista clínica Substance dependence severity scale, efectuado en conjunto por un conjunto de estudiosos de la Facultad de Huelva y un aparato de clínicos del Servicio Provincial de Drogodependencias y Adicciones (SPDA) de Diputació. En la rueda de prensa asimismo estuvieron presentes el estudioso primordial del emprendimiento, Óscar Lozano; y la directiva del SPDA, Guadalupe de la Villa.

El emprendimiento, respaldado por el Centro de Salud Carlos III, permite que los expertos que trabajan con personas que sufren trastornos por consumo de substancias psicoactivas dispongan de un nuevo instrumento para diagnosticarlo. Este instrumento, la entrevista clínica ‘Substance dependence severity scale’, que se usa en USA y países anglosajones, todavía no había sido amoldada a nuestra cultura de españa. La relevancia de este nuevo indicio es que valora la gravedad de la dependencia y de este modo las terapias que se apliquen tienen la posibilidad de amoldarse a cada tolerante particularmente según la gravedad de su dependencia.

La deseada y progresiva vuelta a la normalidad tras sobrepasar las etapas mucho más duras de la pandemia se está transformando en un infierno para bastante gente drogodependientes.

Andalucía. A lo largo del último año, las distintas limitaciones de movilidad de la población, desde el confinamiento domiciliario a los cierres perimetrales, disuadían del consumo a muchas de estas personas, mudando las prácticas y eludiendo que frecuentaran algunos sitios y compañías que incitaban el consumo. No obstante, con el objetivo del Estado de Alarma y la pérdida de vigencia legal de las medidas de restricción de la movilidad, semeja que el consumo de estupefacientes regresa a dispararse.

Es la situacion de Juan, un joven policonsumidor de 43 años. A lo largo de veintisiete años, Juan ha consumido alcohol, cocaína y heroína y, ya hace 12, recibe asistencia en un centro provincial de drogodependencias. “Un drogadicto lo es siempre y en todo momento, da lo mismo los años que pasen. No puedes bajar la guarda y decir «ahora estoy curado» pues este es el principio del fin», enseña. Hoy día el policonsumo perjudica a un 72% de la gente con alguna adicción, según el Observatorio de Adicciones de Projecte Home.

Deja un comentario