ha aumentado el fracaso escolar por la adiccion al movil

Joven con inconvenientes de accionar, perturbación del desempeño escolar y del sueño

M.I. Noble Vicario(1), G. Pin Florestas(2). (1)M.I. Noble Vicario. Médico. Doctora en Medicina. Acreditada en Medicina de la adolescencia. Centro de Salud Vecindario del Pilar. Dirección Asistencial Norte. La capital de españa.(2)G. Pin Florestas. Médico. Experto en Medicina del sueño. Unidad de Pediatría Integral Q Valencia y Unidad Valenciana del Sueño. Hospital Quirón Valencia.

Cambios de humor y en las relaciones sociales

Como en otra adicción, el abuso en la utilización de la tecnología puede producir cambios de humor inesperados y también irritabilidad. Además de esto, al pasar tanto tiempo conectados, los inferiores tienen la posibilidad de perder interés por las relaciones sociales en la vida real.

Esta adicción asimismo tiene su especial síndrome de abstinencia, puesto que la Organización para la Cooperación y el Avance Económico (OCDE) advierte que el 69% de los jovenes españoles de 15 años se sienten verdaderamente mal si no se conectan a Internet. Un porcentaje bastante superior si lo equiparamos con el 54% de media europea.

La utilización de las comunidades en pequeños y jovenes

La utilización de las comunidades en los pequeños y jovenes se ha aumentado exponencialmente en los últimos tiempos merced al avance de novedosas redes sociales y en las novedosas funciones de las redes ahora que ya están.

Los mucho más pequeños navegan por comunidades con la intención de mensajear/mandar mensajes a sus compañeros, amigos o seguidores, y ver fotografías y vídeos para husmear o perfeccionarse. Todo sirve para realizar amigos, y de ahí que, frecuentemente, desatienden como mucho apreciado: su privacidad.

Consejos para realizar un empleo racional de las pantallas

En lo que se refiere a la edad donde los hijos tienen la posibilidad de tener móvil propio, el doctor no estableció ninguna edad específicamente, «esto es dependiente de las situaciones y de la madurez de cada niño o pequeña» aseveró. No obstante, ha propuesto ciertos trucos a fin de que los hijos hagan un empleo racional de los gadgets propios:

  • No ocultar ni prohibir la utilización del dispositivo. «La prohibición crea curiosidad y, la curiosidad puede derivar en adicción», asegura Galindo. Si enseñamos los peligros que comporta realizar un mal empleo del teléfono o dispositivo, el niño va a poder apreciar por sí solo. Para argumentar este punto, el doctor efectuó una comparación con los accidentes familiares que se generan en USA, ocasionados por la carencia de concienciación de los inferiores, pequeños y pequeñas que ignoran el peligro que piensa tener un arma en el hogar.
  • Eludir emplear el consumo de contenidos como series o juegos para videoconsolas, o de gadgets como la tablet o el móvil inteligente, como premio. La asociación entre actuar bien y consumir medios digitales puede derivar en un hábito o, en el peor caso, en una adicción.
  • Detallar unos límites o reglas con tu hijo o hija. En el momento en que se le obsequia un dispositivo a un niño o pequeña, especialmente cuando son ya preadolescentes, es muy aconsejable según el doctor entablar un «contrato de empleo del dispositivo». O sea, que tu hijo se comprometa a usarlo a lo largo de unas horas fijadas y que sepa qué género de contenidos no puede consumir y por qué razón.
  • Confiar está bien, pero supervisar asimismo. Hay múltiples programas que bloquean todos esos contenidos considerados para mayores; asimismo se puede entablar un límite de horas de empleo de todas las comunidades o aplicaciones descargadas.

Agobio, depresión y una peor satisfacción escencial

Utilizar el móvil inteligente a la noche es como consumir una sustancia de la que uno es imposible despegar. Lo malo es que uno no es consciente ni de su poder adictivo ni de su coste para la salud. Al final de cuenta, tras las pantallas se abre otro planeta donde el joven tiene su atención centrada. Es ahí donde interactúa, revela el planeta e inclusive crea su identidad.

Este es indudablemente el mayor inconveniente, la dependencia absoluta que tienen sobre sus gadgets móviles inteligentes. Más allá de que es verdad que ahora charlamos infinitas ocasiones de este suceso, no acostumbramos a realizar referencia a efectos de usar el teléfono en el momento en que habrían de estar descansando. Una investigación publicada en la gaceta Nature da datos concluyente sobre el tema.

Deja un comentario