fotos del centro de tratamiento adicciones de la linea

• Novedad: la búsqueda de ocasiones que representen experiencias novedosas o agradables (“adrenalina”) se aúna a un instante de la vida en el que todavía aprenden a tomar resoluciones, lo que habitualmente transporta a ofrecerle mucho más peso a las ventajas que a los peligros, oa estimar que las secuelas negativas podrían acontecer, pero a otra gente. • Manejo de conmuevas: Sabiendo que la adolescencia es una época de la vida donde todavía se está aprendido a enfrentar las ocasiones que logren producir angustia o tristeza, en ocasiones los jóvenes se aproximan a las drogas frente la carencia de otras herramientas para conducir las malas intenciones. ¿De qué manera puedo detectar el consumo de substancias a mi hijo(a)? A veces, es bien difícil distinguir los cambios de humor normales en un joven de los signos del consumo de substancias. Además de esto, debe tenerse presente que no hay una señal de que sea cien% confiable para demostrar que un joven está consumiendo, en tanto que hay distintas signos según el género de sustancia. No obstante, sí hay algunos datos que podrían ser considerados signos de alarma por los progenitores: • Cambios inesperados de estado anímico: irritabilidad, estallidos sentimentales. • Cambios a la agilidad o al tono al charlar. • Cambios en el aliento, o en el aspecto de los ojos (enrojecidos, vidriosos, empleo de gotas oculares sin indicación médica). • Cambios en la nutrición (incremento impresionante o pérdida inmediata del apetito), pérdida de peso. • Cambios en las ocupaciones diarias: pérdida del interés por ocupaciones que siempre y en todo momento le agradaron, disminución en el desempeño escolar. • Cambios en el accionar: inasistencia al instituto, hurtos, patrañas usuales. Hay que rememorar que, tal como el efecto de las substancias es transitorio, existen algunas de estas señales que no están presentes en todo momento, con lo que es primordial comprender de qué manera es el accionar frecuente de cada joven para lograr entablar si hubo algún cambio, en tanto que todos y cada uno de los organismos son diferentes. ¿Cuáles son las substancias más frecuentes? Las substancias de consumo legal o lícito, como el alcohol y el cigarro, se consideran frecuentemente puertas de entrada para el planeta de otras drogas y, al tener un consumo mucho más normalizado en la sociedad de la cual formamos parte, son las mucho más muchas veces consumidas por los jovenes. En las substancias ilegales, la de mayor consumo es la mariguana, seguida de la cocaína. Meritan un apartado particular substancias como el popper (una substancia química de empleo industrial que es usada como sustancia de manera inhalada) y la codeína (que bajo prescripción médica es un medicamento utilizado para la tos), puesto que se usan con una mayor frecuencia en los jóvenes por la sencillez para lograrlas y las escasas limitaciones que tiene su venta siendo construídas inicialmente para otros objetivos. ¿Se puede impedir el consumo de substancias? Sí, el consumo de substancias puede prevenirse. Te sugerimos tomar en consideración las próximas sugerencias: • Jura comprender a los amigos de tu hijo(a), comprender exactamente en qué ámbitos se desplaza y los sitios que frecuenta. Si bien el consumo de substancias es mucho más recurrente entre los jovenes hombres, las mujeres no están exentas de peligro. • Mantén canales de comunicación que sean fluidos, acatando la intimidad de tu hijo(a), pero libres a sus inquietudes y críticas. De la misma forma, ayúdale a hacer mas fuerte su aptitud de decir que no en el momento en que sea preciso. • Estimula ocupaciones que dejen estudiar a detallar prácticas, horarios y empleo del momento de libertad, así como deportes, tutoriales o la práctica de algún arte. Motívalo a fin de que no deje de ayudar a la escuela. • Jura tocar el tema de las drogas en diferentes espacios de lo diario, sin que sea siempre una “enorme charla”, pero críticamente sobre el consumo de substancias. Pregúntale sus críticas, pero déjale entender de forma respetuosa que no apruebes la utilización de drogas. • Sostenga un sistema de reglas visibles y firmes en la vivienda, de manera que cada acción tenga una consecuencia que logre ser cumplida. • Ten en cuenta que los humanos aprendemos del ejemplo: si consumes alcohol, hazlo con moderación. Impide la utilización de drogas ilegales. Si tienes un consumo problemático de substancias, solicita asistencia técnica. Si supones que tu hijo(a) está consumiendo substancias: • Impide tocarle el tema mientras que esté intoxicado o si supones que está bajo efectos de substancias; jura que los dos estén en condiciones de mantener la charla. • Maneja un lenguaje relajado y asertivo, eludiendo sermones o “cantaleta”, trata de mantenerse en tranquilidad. • Enfócate en el problemático del accionar, no de la persona (por servirnos de un ejemplo: di “me mentiste”, en vez de “eres un mentiroso”). De esta forma evitarás juicios de valor y tu hijo no se va a sentir descalificado. • Solicitud con tu médico general o con un profesional de salud psicológica de tu seguridad para conseguir mucho más información y asesoría, tal como encender la ruta de atención para personas consumidoras de substancias en el momento en que sea la situacion.

Redactado por: Laura Torres Medica experto en Psiquiatría, ESE Hospital Carisma

El estudio efectuado últimamente por el Centro norte- el Centro estadounidense, declara que entre los pacientes con cualquier trastorno por empleo de substancias, esos que además de esto fueron damnificados por Covid-19, confrontaron mayor peligro de endocarditis, tal como de hospitalización tras este diagnóstico .

Deja un comentario