fotos de la adiccion a los móviles

(CNN) — Es un instante común de la era digital.

El artista conceptual y fotógrafo Eric Pickersgill se había quedado dormido con el móvil en la mano en el momento en que el dispositivo cayó y golpeó el suelo. En el momento en que despertó sobresaltado, se percató de que su mano daba la sensación de que aún se encontraba manteniendo el teléfono, y tenía el pulgar listo para moverlo por la pantalla.

En lo que se refiere al móvil inteligente no es tanto la adicción al aparato en sí, sino más bien a todas y cada una de las apps que nos da: WhatsApp, Instagram, Fb, Twitter, TikTok, Telegram , Snapchat… , siendo estas las mucho más utilizadas.

El móvil y las comunidades tienen unas especificaciones que nos gustan irremisiblemente: la curiosidad y la sensación de estar en contacto popular persistente. Al vibrar o prenderse una luz, enseguida miraremos si es un correo electrónico, un mensaje o algún otro género de notificación. En ocasiones observamos el móvil inteligente sin obligación sencillamente por la práctica que disponemos. Las comunidades nos presentan inmediatez, ingreso a cualquier clase de contenido, oportunidad de estar de manera continua informados y estar en contacto continuo con cualquier persona sin siquiera la necesidad de estar en exactamente el mismo país.

¿De qué forma realizar un óptimo empleo de las comunidades?

Francesca Román nos ofrece unas “pautas detox digital” para esas personas que tienen esta adicción o empleo poco saludable del móvil, limitando la utilización de horas del móvil en las próximas ocasiones:

  • Antes de reposar. Una hora antes de irse a la cama es positivo desconectar por tener un sueño mucho más reparador, a fin de que el cerebro se desactive de los estímulos de las pantallas.
  • Recién levantado o en interrupciones en la mitad de la noche. Dándonos un tiempo para comenzar el día con tranquilidad, eludiendo algunas angustias o inquietudes que desarrollan mensajes o relaciones.
  • En las comidas: desayuno, almuerzo o cena para una nutrición consciente.
  • En el trabajo, es aconsejable ver el móvil inteligente solo en las pausas regladas en tanto que nos va a dar una mayor concentración y mejor desempeño.

Hoy día, de media, la población de españa dedica mucho más de 60 días terminados por año a estar con el móvil inteligente

En el momento en que charlamos de adicciones, instintivamente se piensa en las drogas o el alcohol. Pero quizás, en la novedosa era digital, poca gente se atreve a calificar la utilización exponencial de las novedosas tecnologías como una adicción. La verdad es que cada vez se registran un mayor número de adicciones socias al empleo prolongado de determinados gadgets tecnológicos, entre ellos, el móvil inteligente. El móvil se convirtió para bastantes en un apéndice mucho más del cuerpo. En el momento en que un individuo siente adversidades para dividir la visión de la pantalla o tiene una necesidad imperiosa de ver lo que pasa en el móvil inteligente tiene una adicción con nombre propio: nomofobia. Hoy en día, en España mucho más de 8,1 miles de individuos se piensan adeptos al móvil inteligente, o sea, el 17% de la población de españa, según un informe de Rastreator.

A fines de 2019, en el planeta había mucho más de ocho mil millones de gadgets conectados y se prevé que para 2024, haya cerca de 14 mil millones (sin contar televisores capaces, consolas de juegos ni ordenadores personales). Esto piensa un desarrollo del 12% todos los años, según un trabajo de investigación hecho por Ditrentia. Además de esto, para 2030 se calcula que se va a llegar a usar una media de 15 gadgets por persona. En España, de los 47 millones de pobladores, 30,5 millones son individuos. En el país se comprueba que cada vez se emplea mucho más el móvil inteligente y para mucho más.

Deja un comentario