fases de la adiccion a las redes sociales

Mariano Chóliz y Clara Marco

Intervencionista familiar en adicciones: del 1 al 3 de abril

Martínez es único intervencionista Familiar en Adicciones titulo a Adicciones de España. Desde su experiencia, en tanto que padeció adicciones anteriormente y en este momento asistencia a quienes lo precisan, este profesional da la empatía precisa y la capacitación indispensable para emprender este complejo planeta.

En esta capacitación en adicciones vas a poder conseguir el saber preciso para hacer una intervención familiar en adicciones de manera exitosa.

¿SOY ADICTO A LAS REDES SOCIALES?

Desde el apogeo del internet las comunidades fueron un factor de apogeo creciente en la sociedad. Dado que la enorme mayoría de la gente que conocemos tengan interacción con las comunidades provoca que sea mucho más bien difícil apreciar y advertir una adicción. La adicción a las comunidades está en lo que se los conoce como “adicciones sociales”. En contraste a la adicción a las substancias o al alcohol, estas adicciones sociales son sutiles y mucho más bien difíciles de detectar. Siendo un accionar tan recibido socialmente, es muy simple caer en la negación o minimización del inconveniente. Absolutamente nadie salvo nuestra persona puede apreciar si tiene un inconveniente y verdaderamente podría ser dependiente a las comunidades. Ahora, te ofrezco una guía de autoindagación a fin de que consigas apreciar por ti si quizás podrías identificarte:

  • ¿Pierdes el control sobre la proporción de tiempo que desearías invertir en las comunidades? ¿Debes perder la noción del tiempo y quedarte como “en otro planeta”?
  • ¿Usas las comunidades en instantes en los que habías decidido que no deseabas meterte en las redes? ¿Haces enormes sacrificios por reprimir ingresar en las comunidades y terminas cayendo más allá de poner tu fuerza de intención? ¿Las promesas que te haces a ti oa otras de parar de pasar tanto tiempo en las comunidades terminan en “buenas pretenciones” que no llegan a cumplirse?
  • ¿Sientes que de alguna forma en el momento en que andas en las comunidades se calman las cargas del malestar de tu vida? ¿Sientes que en la mayoría de los casos en el momento en que usas las comunidades buscas evadirte de la verdad?
  • ¿Tras ver comunidades sientes una sensación de culpa o vacío que al cabo del tiempo te hacen estimar regresar a meterte en las redes? ¿Piensas que las comunidades podrían estar de fondo provocando padecimiento en tu vida?
  • ¿Pierdes ocasiones que podrían traer prosperidad a tu vida para estar en las comunidades? ¿Sientes que te hace desaprovechar tu tiempo?

 

Es aquí en el momento en que el auténtico cambio empieza, esto es, en el momento en que hay un real reconocimiento del inconveniente y viene está acompañado por acciones específicas. Algo mucho más esenciales de esta etapa es que el dependiente se compromete verdaderamente a dejar su adicción. La persona está presta al cambio, con ánimos y intención propia. Hay un cambio de accionar y un deber para conseguir la abstinencia.

Señales de adicción a comunidades

  • Interfiere en la vida día tras día. En el momento en que su empleo es elevado y sin control, puede entorpecer en la vida exitosa de la persona. La adicción puede derivar del empleo en comunidades, de compras apremiantes, de juegos en línea, o de algún otro género de navegación mediante Internet.
  • Es un regulador del malestar sensible: En el momento en que la persona es dependiente de las redes para administrar el malestar sensible es una señal de alarma. En el momento en que es imposible regular el malestar, se aumenta y incentiva un mayor deseo a efectuar la conducta inconveniente.
  • Hay malestar. Si bien el consumo no sea períodico, si no tener conexión a internet crea un sentimiento de malestar es síntoma de alarma.
  • Hay una pérdida de control. En el momento en que frecuentemente no es con la capacidad de elegir de qué forma accionar o de qué manera no accionar, creando un sentimiento de indefensión hacia uno mismo.
  • La adicción cumple una función. Es esencial comprender que el consumo de la conducta adictiva comunmente está cumpliendo una función y es viable requerir comprar otras herramientas que nos asistan a estudiar a vivir sin conducta adictiva.
  • Detallar límites y reglas de empleo del móvil inteligente. Ajuste el tiempo de empleo y exposición cada día de internet.
  • Los mayores han de ser el reflejo de los límites de empleo. La adicción a las comunidades y los juegos para videoconsolas está en pleno apogeo entre los pequeños y los jovenes. Por vez primera, la Organización Mundial de la Salud incluyó la adicción a los juegos para videoconsolas en su clasificación En todo el mundo de patologías
  • No emplear el móvil inteligente en la cama, baño, en instantes consensuados de familia o en ocupaciones programadas con familia o amigos.
  • Soliciar asiste para expertos en el momento en que se tengan inquietudes o se hagan ver reacciones desfavorables bien difíciles de supervisar en el momento en que la situación esté suponiendo ahora un inconveniente de conducta.
  • Las adicciones tienen que tratarse. Si bien haya recaída, la restauración es viable. Siempre y en todo momento hay ocasión de estudiar y hallar dejar de hacerlas.
  • No caer en actitud fatalista. En el momento en que haya recaído o no se vea avance, es esencial no caer en una actitud fatalista. En el momento en que esto ocurra es requisito dejarse asesorar por un terapeuta que asista a conocer con claridad las esperanzas y opciones que la persona tiene.
  • Restauración en fases. Para tratar esta clase de adicciones comportamentales es esencial la deshabituación del tolerante, que se efectúa desde el principio del régimen, con el propósito de achicar su prominente nivel de craving. Logrados estos objetivos, comienza la etapa del cambio conductual, donde se benefician hábitos saludables y de la optimización de las relaciones sociales y familiares.

Deja un comentario