fases de la adiccion a la cocaina

El desarrollo adictivo forma un período que viene dentro por una secuencia de consecutivas secuencias o fases en las que los 2 asentamientos básicos son: el ansia apetitiva irrefrenable y el accionar impulsivo repetido.

Las 12 fases de la adicción

La tercera etapa de restauración es la abstinencia prolongada o etapa del muro. Es indudablemente, entre las mucho más temidas por los pacientes puesto que piensa o lo viven como un retroceso ya que el nivel de energía baja, emotivamente la persona se siente apática, triste y en ciertos casos se expresan estados de anhedonía. Puede llegar a perdurar entre 3 y 4 meses; la persona puede confrontar a cambios prácticamente continuos en su modo de vida, sentimientos de tristeza y íra, soledad, enfrentamientos familiares, su historia sexual puede verse perjudicada, tienen la posibilidad de reaparecer los deseos de consumo…

Todo lo mencionado puede conducir a la persona a opinar que jamás se marcha a recobrar, incrementando de este modo su desesperanza frente a la situación y las posibilidades de recaída que acostumbran a justificar mediante su estado anímico. Se puede destacar la relevancia que tiene para los familiares el saber de esta etapa y recalcar que todos estos cambios se continuan en la correcta estabilización de la neuroquímica cerebral y que los síntomas van a pasar transcurrido el tiempo.

Metodología del régimen de adicción a la cocaína

El régimen de modificación de conducta o la terapia cognitiva-conductual es el mucho más eficiente para tratar la adicción a la cocaína, esta terapia se enfoca a contribuir a la gente adeptas a la cocaína a abstenerse ahora sostenerse abstinentes del consumo de cocaína. Los procesos de estudio tienen un papel esencial en el avance y la continuación del abuso y adicción a la cocaína, se tienen la posibilidad de explotar estos procesos de estudio para contribuir a achicar el consumo de drogas y impedir las recaídas.

Este enfoque trata de contribuir a los pacientes a admitir, eludir y combatir el consumo de drogas. O sea, se les enseña a admitir las ocasiones en las que tienen mucho más posibilidad de consumir cocaína, evitarlas y combatir de manera mucho más eficiente una sucesión de inconvenientes y hábitos socios con el abuso de drogas. A veces es requisito el régimen farmacológico para eludir el síndrome de abstinencia y sostener al tolerante en un estado mental perfecto para lograr trabajar a nivel cognitivo y conductual de la mejor forma. Conforme el régimen cognitivo-conductual avanza apropiadamente, la asistencia del régimen farmacológico se disminuye y ya no es precisa.

Etapa 2: Empleo popular o regular

Más allá de que es verdad que ciertos van a poder formar parte en la utilización regular de drogas sin desarrollar una dependencia, el peligro de abuso de substancias incrementa de enorme manera a lo largo de esta etapa.

Con la utilización regular asimismo viene un incremento en la posibilidad de caer en formas de proceder de prominente peligro como conducir bajo la predominación de alguna substancia, cambios radicales de humor o en las preferencias, depresión y considerablemente más

Deja un comentario