exposición familiar a la adicción a la cocaína

Ahora se muestran maneras de contribuir a respaldar a un dependiente.

  • Infórmese. Inspecciona sobre la adicción. Cuanto mucho más aprenda, mucho más entenderá el apego y mejor va a poder asistir.
  • Constituya límites. Es esencial que usted y su individuo cercano tengan límites establecidos. Esto puede asistirle a tratar la adicción y impedir recaídas. Los límites asimismo le resguardan de dañarse emotivamente y físicamente.
  • Impedir las permisiones. En el momento en que entrega permisiones a un dependiente, le deja torcer o romper los límites que acordó. Los ejemplos tienen dentro prestarles dinero, mentirlos, sacarlos de la prisión y no incomodarse si caen en la adicción nuevamente. La permisión es amenazante para usted, su individuo cercano y su relación.
  • Evite los desencadenantes. Sea sensible a las cosas que tienen la posibilidad de desatar la adicción de su individuo cercano y intente sostenerse distanciado. Por poner un ejemplo, no tome alcohol ni visite sitios donde el alcohol es sobresaliente. Para una adicción al almuerzo, no programe la cena en un bufé de todo cuanto logre comer.

  • Mira y escucha. Los adeptos podrían necesitar atención plus. Esté allí para oír, y no juzgue los sentimientos. Preste atención para comprender si hay signos de abuso o recaída. No obstante, no deje que abusen de esta necesidad ni que se utilicen de su tiempo; sus pretensiones importan.
  • Sostenga la tranquilidad. Respaldar a un dependiente puede ser bien difícil y desepcionante. Hay instantes en los que se puede sentir enojado con ellos. Intente expresar los sentimientos de manera apacible y directa. Evite alzar la voz, amenazarlos o evaluar. Hable con ellos sobre las intranquilidades de salud. Concéntrese más adelante, no anteriormente.
  • Ofrezca respeto y encomios. Tal como es bien difícil para usted respaldar a un dependiente, puede ser realmente difícil sobrepasar la adicción. Sea respetuoso con los tratamientos que su individuo cercano escoja realizar. Por servirnos de un ejemplo, posiblemente precisen ayudar a rehabilitación hospitalaria en el transcurso de un mes o mucho más. O tienen la posibilidad de elegir sumarse a un conjunto de soporte nocturno. Asegúrese de elogiarlos por su deber y cualquier propósito que logren.
  • Pruebe novedades. Halle ocupaciones que usted y su individuo cercano logren efectuar para sustituir aquello a eso que era dependiente. Los ejemplos tienen la posibilidad de integrar ejercicio, cocina, pintura, viajes o meditación.

La adicción a la cocaína

Debido al alto poder euforizante que tiene la cocaína, el consumo crea una experiencia muy gratificante. En el momento en que algo resulta grato, entretenido o placentero, lo frecuente es tender a repetirlo. Aquí es donde tienen la posibilidad de iniciar los inconvenientes. El consumo repetido de cocaína hace cambios bioquímicos en el cerebro que tienen la posibilidad de aun resultar permanentes. O sea lo que pasa con la adicción a la cocaína. Hay una neuroadaptación al consumo de esta sustancia. La persona queda atrapada en una necesidad apremiante del consumo. En verdad, en el momento en que un dependiente a la cocaína procura remover por sí solo su consumo tiende a ser bien difícil o irrealizable (debido al síndrome de abstinencia en la cocaína). Solo a través de un régimen para la adicción a la cocaína logrará revertir el inconveniente. Lo que comienza siendo una manera de ocio gratificante termina transformándose en una necesidad.

La verdad es que tanto el consumo como la adicción a la cocaína son ocasiones precisamente dañinos. Aun la utilización moderado de cocaína es enormemente insaludable. Los efectos tóxicos de la cocaína son incontables y afectan prácticamente a todo el organismo, no solo al sistema inquieto. Por muchas causas, lo que se aconseja es eliminar toda clase de contacto con la cocaína y la mejor forma de lograrlo es en un centro de desintoxicación.

Presentación de un programa de cuidados intensivos en Italia

Monica Barzanti presentó un programa de cuidados intensivos desarrollado para impedir la institucionalización de pequeños y pequeñas que viven en familias atacables. El Programa de Intervención para la Prevención de la Institucionalización, o P.I.P.P.I (inspirado en Pippi Calzaslargas, un personaje de ficción cuya imaginación y resiliencia son reconocidas en el mundo entero) fue desarrollado por el Ministerio de Trabajo y Políticas Sociales ita- liano y la Facultad de Padua y dio rincón a la publicación de directivas nacionales sobre «la intervención con pequeños y familias en situación de puerta de inseguridad» en 2017. Todas y cada una de las familias en situación de puerta de inseguridad están en su derecho a entrar a este programa de manera gratuita.

Entre otros muchos elementos clave renovadores, el software se apoya en un aparato multidisciplinar y en la participación activa de los pequeños y las familias en el avance de la evaluación y la toma de resoluciones (Herramienta del Planeta del Niño ).

Un enfoque de salud pública y derechos humanos

Hasta recientemente, las políticas públicas destinaban pocos elementos para atender a la gente con esta patología, centrando los sacrificios en la reducción de la oferta y el tráfico de drogas.

Por esta razón, en la Sesión Particular de la Reunión General de la Organización de las ONU (UNGASS 2016) se afianzó la necesidad de integrar el enfoque de salud pública y derechos humanos en las políticas de drogas. El archivo final, aprobado unánimemente por los Estados Integrantes, reconoció que “la adicción a las drogas es un trastorno de salud multifactorial complejo y caracterizado por una naturaleza crónica y recurrente, que es prevenible y tratable, y no el resultado de un fracaso ética o un accionar criminal”.

Deja un comentario