experimento radical sobre la adiccion parque de ratas

Publicación original en Inglés: el 1º de abril, 2014

Traducción: Guillem Sucre A.

De los primeros estudios con animales en el Rat Park

investigación siempre y en todo momento fué, y todavía es, una herramienta importante para los adelantos en biomedicina. Hay varios tipos distintas de investigación con animales, asimismo llamada investigación preclínica. Desde estudios que examinan el desempeño de nervios específicos, receptores o sistemas en frente de ocasiones como exposición a toxinas, contaminantes ambientales, etcétera., hasta modelos de patología en los que se valoran los probables tratamientos que se piensa tienen la posibilidad de ser efectivos. Estos modelos de patología son ediciones simplificadas, aproximadamente artificiales, de las anomalías de la salud que podemos encontrar en los humanos. Como cabría aguardar, asimismo se diseñaron múltiples modelos para el trastorno antes citado: la adicción (véase Lynch et al. 2010 para una introducción a los primordiales modelos).

Estos modelos resultaron un soporte mucho más para la teoría del cerebro dependiente. En el momento en que se exponía las ratas a diferentes drogas a fin de que se las administraran a su gusto, muchas lo hacían de manera apremiante, aun hasta llegar a la desaparición (por inanición, deshidratación o agotamiento). Este descubrimiento supuso un fortalecimiento de la iniciativa de la adicción como trastorno. La gente con este trastorno verían el cerebro (mucho más en concreto, el circuito de recompensa constituido por el núcleo accumbens, el área tegmental ventral y otras zonas) secuestrado por las drogas como sucede en la situacion de las ratas. No obstante, estos estudios tradicionales tienen muchas restricciones que complican su extrapolación a humanos. Pero aquí nos marchamos a centrar en una. En concreto, en la restricción con en comparación con ambiente en el que se hacían estos ensayos. Y sucede que fueron una secuencia de conocidos ensayos (Alexander et al., 1978; Hadaway et al., 1979; Alexander et al., 1981) dirigidos por Bruce Alexander y su aparato los que hicieron sonar las alarmas de manera mucho más evidente en relación a las restricciones de los estudios preclínicos y las conclusiones que se derivan. La mayor parte de estudios preclínicos se hacían aislando las ratas del conjunto y haciendo los ensayos de autoadministración de drogas en cajas pequeñas y con escasos estímulos. Las ratas son animales muy gregarios, y el aislamiento crea escenarios de agobio muy superiores.

<img src="https://adiccionesadrogas.

droga

net/wp-content/uploads/2023/01/photo-1633902810682-ae32cd7507e5-scaled.jpg» title=»experimento radical sobre la adiccion parque de ratas» alt=»drogas»>

Por consiguiente, los desenlaces de estos estudios solo se podían comprender en un contexto en el que los animales estaban enormemente estresados. Entonces, el aparato de Alexander se preguntó qué sucedería si las condiciones de experimentación fuesen diferentes. De ahí que, edificaron un rat park: cajas inmensas, con paredes coloreadas, varios juguetes, sitios donde ocultarse y, como es natural, muchas otras ratas. En este contexto, observaron que las ratas preferían el consumo de agua en vez de morfina. Aun en el momento en que se ingresó en el rato park a ratas antes recluidas y adeptos a la morfina, paulativamente abandonaban su consumo y lo reemplazaban por agua, estando la morfina libre en todo instante.

El ensayo de Bruce K. Alexander

Las ratas son animales que les agrada estar en conjunto, son activas sexualmente y les agrada estar en espacio extensos, nada que ver con las jaulas de laboratorio .

El ensayo consistió en dividir a los animales en 2 conjuntos. Fue en ese instante en el momento en que inventó y edificó su popular Rate Park (parque de ratas), un espacio con una área veinte ocasiones mayor a la de una jaula habitual, donde había comida abudantemente, pelotas de colores, ruedas para jugar, espacio para aparearse, etcétera. En ese espacio pusieron 16 ratas de los dos sexos. Los roedores podían desarrollar distintas ocupaciones agradables, afines a las efectuadas en su ámbito natural. En el momento en que tenían sed había 2 dispensadores que podían emplear siempre y cuando les encantaría, uno con agua habitual y otro con agua con morfina, a esta última se le añadió sacarosa para disimular el gusto amargo de la morfina.

Los atrayentes desenlaces

Como el lugar era tan afín a un parque, se bautizó la investigación como el ensayo del parque de las ratas. Para complementarlo, los estudiosos llevaron a otras ratas de todo el mundo de afuera a fin de que interactuaran con las que estaban cautivas. El punto es que las ratas de las jaulas como las del parque tenían ingreso a dosis de morfina.

Los estudiosos brindaron a las ratas la opción de tomar 2 líquidos. Uno contenía morfina y el otro no. Camuflaron el gusto amargo de la morfina con una solución azucarada. Tras unos días, las ratas enjauladas comenzaron a elegir el líquido que contenía morfina. Las del parque de las ratas asimismo tomaron, pero múltiples días después.

Deja un comentario