existe realmente la adiccion al sexo pdf

El DSM-V tiene una exclusiva categoría diagnóstica, el trastorno de hipersexualidad, que comparte criterios con las formas de proceder adictivas, con lo que frecuentemente se ha debatido la presencia o no de la adicción al sexo.

Esta clase de conducta de adicción al sexo, es una conducta irrefrenable que se efectúa para generar autogratificación, son formas de proceder que interfieren en la vida diaria del sujeto pero no se tienen la posibilidad de dejar de entrenar pese a las secuelas negativas que generan . La persona adepta al sexo no se sacia, con lo que hay una hipersexualidad siempre y en todo momento que se encuentra en el sujeto, además de esto, varios estímulos que no son sexuales consiguen un valor erótico por condicionamiento, generando en el dependiente deseo sexual. Este accionar nace en la cabeza del sujeto donde, exactamente la misma con las substancias químicas, se libera dopamina, el neurotransmisor que activa el deseo sexual.

Secuelas de la adicción al sexo

En este momento que conocemos en hondura la hipersexualidad y ciertas causas, es primordial entender cuáles son sus secuelas, tanto a corto como en un largo plazo. Como la mayor parte de adicciones, un individuo no comienza a desarrollarla pensando en lo malo que este accionar logre tener, no obstante, la adicción al sexo está relacionada con los próximos inconvenientes:

  • Inconvenientes en las relaciones entre personas
  • Ansiedad y también irritabilidad en el momento en que no se logra tener relaciones íntimas
  • Baja autovaloración
  • Inconvenientes con el control de impulsos
  • tixag_14) Inconvenientes económicos si la hipersexualidad se ve implicada en círculos de prostitución, cibersexo o pornografía de pago

  • Pérdida gradual de otras ocupaciones agradables
  • 2 ‘adicción al sexo’ no es una adicción tixag_7) Los síntomas de las adicciones tienen dentro «control deficiente sobre el accionar, de exterior en el aspecto popular, … ponerse en riesgo pese a los claros peligros físicos y de otro tipo para el sujeto, y el avance en la situacion de las substancias, tolerancia y abstinencia», explicó el dr. Paul Appelbaum, presidente de la Comisión Directiva del DSM en la APA y instructor de psiquiatría en la Facultad de Columbia en la localidad de Novedosa York.

    Los siquiatras asimismo vacilan en caracterizar escenarios o géneros de sexualidad como patológicos.

    Síntomas

    En definitiva, observamos que los primordiales síntomas de la hipersexualidad son la masturbación apremiante y la búsqueda deseosa de relaciones íntimas consecutivas (con una misma persona o con distintas personas).

    Todo lo mencionado se considera una disfunción sexual siempre y cuando provoque un malestar clínicamente importante en la persona y también intervenga con sus ocupaciones diarias o con las relaciones entre personas mucho más próximas. También, puede producir inconvenientes legales derivados de acoso sexual repetido.

    Referencias

    • Ahmad, Z. S., Thoburn, J., Perry, K. L., McBrearty, M., Olson, S., & Gunn, G. (2015). Prevalencia Rates of En línea Sexual Addiction Among Christian Clergy. Sexual Addiction and Compulsivity, 22(4), 344-356. https://doi.org/diez.1080/10720162.2015.1082079
    • Allen, C. (1969). En textbook of psychosexual disorders. London: Oxford University Press.
    • Barrilleaux, J. C. (2016). Sexual Addiction: Definitions and Interventions. Journal of Popular Work Practice in the Addictions, 16(4), 421-438. https://doi.org/diez.1080/1533256X.2016.1235425
    • Echeburúa, Y también. (1999). Adicciones… ¿sin drogas? Las novedosas adicciones (juego, sexo, comida, compras, trabajo, Internet). Bilbao: Desclée de Brouwer.
    • Echeburúa, Y también. (2012). ¿Existe verdaderamente la adicción al sexo? Adicciones, 24(4), 281–285. https://doi.org/diez.20882/addicciones.77
    • Ellis, A., & Sagarin, Y también. (1965). Nymphomania: En Study of oversexed women. London: Ortolán.
    • Kafka, M. P. (2010).

      droga

      Hypersexual dissorder: A proposed diagnosis for DSM-V. Archives of Sexual Behavior, 39(2), 377–400. https://doi.org/diez.1007/s10508-009-9574-7

    • Miles, L. A., Cooper, R. L., Nugent, W. R., & Ellis, R. A. (2016). Sexual adición: A literatura review of treatment interventions. Journal of Human Behavior in the Popular Environment, 26(1), 89-99. https://doi.org/diez.1080/10911359.2015.1062672
    • Reid, R. C., Harper, J. M., & Anderson, Y también. H. (2009). Coping tácticas usando hypersexuales sufrientes para proteger gracias a unos efectos esenciales de shame. Clinical Psychology and Psychotherapy, 16(2), 125-138. https://doi.org/diez.1002/cpp.609
    • Reid, R. C., & Kafka, M. P. (2014). Polémicas About Hypersexual Disorder and the DSM-5. Currente Sexual Health Reports, 6(4), 259–264. https://doi.org/diez.1007/s11930-014-0031-9
    • Stoller, R. (1975). Perversión: The erotic form of hatred. New York: Pantheon Books.
    • Weinstein, A. (2014). Sexual addiction or hypersexual dissorder: Clinical implications for assessment and treatment. Directions in Psychiatry. Retrieved from http://ovidsp.ovid.com/ovidweb.cgi?T=JS&PAGE=reference&D=psyc11&NEWS=N&AN=2015-00171-003
    • Wilson, M. (2010). En comparative estudio de arte terapia y cognitiva behavioral terapia en el régimen de las sexualmente adictivas behaviors y de investigación sobre las relationes entre shame y sexualmente adeptos behaviors in mayores. Dissertation Abstracts International: Science & Engineering, 71, 2706.
    • Wolrd Health Organization. (2007). International classification of diseases. Geneva: World Health Organization.

    ¿Qué te pareció este producto?

Deja un comentario