estudios de la adiccion de los videojuegos

Recientemente mucho más de una semana, la Organización Mundial de la Salud publicó su actualización mucho más reciente de la Clasificación En todo el mundo de Patologías (CIE-11), donde se incluyó por vez primera la adicción a los juegos para videoconsolas en la lista de trastornos mentales.

Una medida que para la académica de la Capacitad de Ciencias Sociales de la Facultad de Playa Ancha (UPLA) y directiva nacional del Instituto de Psicólogos de Chile, Lillian Pérez, iría en la línea adecuada, si bien aclara que «se llame juego de plataformas o como sea, el término base es la adicción, o sea, esa impulsividad que no puedo supervisar, que me rapta a nivel cerebral».

Luis León Allué, jefe del servicio de Psiquiatría y coordinador de la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil del Hospital Mácula Centro

En lo que se refiere al perfil y la edad en que mucho más se frecuenta ofrecer esta clase de adicción, Luis León Allué asegura que no hay ningún perfil preciso en lo que se refiere a edad: «Solo es necesario un dispositivo y una conexión». Lo que establece esta clase de formas de proceder adictivas hacia las redes o hacia los juegos para videoconsolas no es dónde viven, sino más bien de qué manera y con quién, o lo que es exactamente lo mismo, el estilo de comunicación familiar y el manejo de los límites, horarios y otras caracteristicas que se usa para que el chaval en cuestión aprenda a autorregularse. «Las situaciones empiezan a enseñar su gravedad desde los 8-diez años, en tanto que antes está normalizado la utilización del móvil inteligente o de las consolas), con lo que no se hace aparente la interferencia en el desempeño períodico». No obstante, el doctor apunta que «podemos encontrar a progenitores que tienen adversidades en el momento de hallar elementos para aliviar a los hijos, entretenerlos, aun que coman o duerman en edades precoces, y que apelan invariablemente al móvil o la tablet», al tiempo que al lado de los inferiores «cada vez existen más contrariedad con los tiempos de espera, se acepta mal el aburrimiento y la imaginación quizá no se impulsa lo bastante» y lamenta que «semeja que en este momento es mucho más bien difícil divertir solo sin un dispositivo electrónico” .

El doctor opina que debería cultivarse la variedad en lo que se refiere a aficiones, entretenimientos o intereses, por el hecho de que «si nuestra satisfacción es dependiente de solo una cosa, disponemos un inconveniente grave». En la situacion de los jovenes y su relación con los juegos para videoconsolas, estos tienen la posibilidad de comportar un «encarecimiento de su historia», al tiempo que en las comunidades las considera «automóviles apropiados para toda clase de intercambios, ciertos genes positivos como el ciberacoso », algo que hace absentismo escolar, ansiedad, depresión, trastorno de la nutrición, del sueño… Y puede desembocar en aspectos disfuncionales de la personalidad futura.

¿Qué ocurre si juego juegos para videoconsolas toda la noche?

Los juegos para videoconsolas alteran el sueño pues impulsan la actividad cerebral, lo que provoca que sea difícil conciliar el sueño en el momento de acostarse. Además de esto, los juegos para videoconsolas con contenido violento tienen la posibilidad de ocasionar pesadillas y un sueño perturbador.

Rosales Piñón afirma que pasar muchas horas consecutivas jugando puede desarrollar en un largo plazo inconvenientes óseos, de articulaciones o de circulación, singularmente espalda, muslos, manos y ocasionar dolores y anomalías de la salud posturales.

Deja un comentario