estudio sobre la adicción a internet y al cibersexo

Internet se convirtió en una manera alcanzable para conocer la sexualidad humana, sin reglas restrictivas sexuales. En este contexto, cibersexo, la utilización de internet con objetivos sexuales, como las visualizaciones de pornografía en línea o formar parte en ocupaciones sexuales en línea, es un espacio donde los jovenes exploran la sexualidad. En Europa varios jovenes de entre 15-16 años usa internet, en la mayoría de los casos sin control parental con diferentes propósitos, entre ellos la sexualidad. El 24% de los hombres y el 17% de las mujeres de estas edades ahora realizaron cibersexo. En España, el diez% de los jovenes practicaron ahora cibersexo. El 82% comenzaron estas prácticas a los once años. Además de esto, el 18,7% de los hombres y el 2,9% de las mujeres españolas revelan un peligro de dependencia en el cibersexo.

El propósito del presente estudio fue examinar el accionar cibersexual de los jovenes españoles. Hallaron mucho más un empleo recreativo de este medio, con distintas ocupaciones similares como formar parte en chats sexuales, masturbarse mientras que están en la red o buscar material sexual.

El simple ingreso a contenidos sexuales en la red hace un medio perfecto a fin de que los jóvenes comiencen a presenciar su sexualidad

El cibersexo está definido como la utilización de la internet con objetivos de gratificación sexual en el que no solo se utiliza la pornografía, sino asimismo puede existir interacción de tipo sexual con individuos por medio de cámaras web o chats. Internet es una herramienta que  con el paso del tiempo ha aumentado mucho más su presencia en la cotidianeidad de la gente y  su empleo es iniciado poco a poco más en edades tempranas. Por su simple ingreso se convirtió en un mecanismo donde los jóvenes tienen la posibilidad de comenzar a examinar su sexualidad, gracias a los contenidos sexuales que en internet se tienen la posibilidad de hallar de manera gratuita. Esa investigación deseó examinar la relación entre el cibersexo, el consumo de alcohol y el abuso de internet en jovenes.

Para este estudio participaron 127 alumnos de 14 años de edad de múltiples institutos públicos, un 99.1% de la exhibe disponían de pc en su casa. Para la evaluación de los competidores en esta investigación aplicaron tres instrumentos: CIACS-II (Cuestionario de Información, Reacciones y Hábitos relacionados con la Salud) que deja examinar dimensiones y hábitos relacionados con la salud y el confort de jovenes, Adaptación del Cuestionario de adicción a Internet (CAI) que deja detectar el nivel en el que la utilización de Internet piensa un inconveniente y Cuestionario de Adicción al Cibersexo (ISST) que deja saber el nivel en el que el consumo de cibersexo puede ser problemático.

¿Prohibir o educar?

Internet ha abierto un nuevo espacio para los intercambios sexuales. Un nuevo coto de caza cuya riqueza y variedad es una virtud determinante para los amantes y apasionados de una sexualidad inconformista y «sin peligro». Por otro lado, Internet asimismo ha jugado un papel escencial en la «banalización de la pornografía», aun en sus peores formas – esta pornografía una vez recluída en los rincones mucho más oscuros de la sociedad, en este momento está libre en pocos clicks en millones de hogares.

La híper-disponibilidad de la pornografía en línea expone múltiples temas. Por una parte, está el tema de su predominación en la sexualidad de los jovenes, chicos y chicas – un número cada vez mayor de jóvenes navegantes que aseguran estar «enganchados» a la pornografía en línea se quejan de inconvenientes de erección y de su incapacidad para tener una relación íntima con la pareja. Por otro lado, ciertos afirman que es imposible «consumir» ciberpornografía sin respaldar de forma indirecta la explotación sexual o el tráfico de humanos.

Deja un comentario