encuentra sobre la adiccion a las redes sociales

La semana anterior aparecía la información en los diarios de que una menor de 15 años está ingresada en la unidad siquiátrica de un hospital de Barcelona tras formar parte en un juego que alienta al suicidio popular como la Ballena Blava. La activa del juego es ir superando múltiples retos hasta llegar al último, que hablamos de consumar el suicidio. Es un juego virtual que se efectúa mediante las comunidades.

En España no se habían detectado hasta la actualidad ningún caso de esta clase. En Rusia sí hubo múltiples casos de suicidio y se ha abierto una investigación por su vinculación clara con este juego o afines.

Las redes procuran «agradar pretensiones»

Las comunidades te conocen. Saben, mediante un algoritmo, qué disfrutas, qué mucho más llama tu atención y de ahí que te proponen contenido que te hace estar mucho más allí, pero hay una necesidad que precisas agradar si tienes un empleo problemático de las redes, le ha dicho a CNN Enrique Pumar, sociólogo de la Facultad de Santa Clara, en California.

«La adicción a las comunidades hay que a agradar una necesidad, una curiosidad que el hombre siempre y en todo momento tuvo puesto que somos seres sociales y nos intriga el confort del prójimo», ha dicho Pumar.

¿SOY ADICTO A LAS REDES SOCIALES?

Desde el apogeo del internet las comunidades fueron un factor de apogeo creciente en la sociedad. Visto que la enorme mayoría de la gente que conocemos tengan interacción con las comunidades provoca que sea mucho más bien difícil apreciar y advertir una adicción. La adicción a las comunidades está en lo que se los conoce como “adicciones sociales”. En contraste a la adicción a las substancias o al alcohol, estas adicciones sociales son sutiles y mucho más bien difíciles de detectar. Siendo un accionar tan recibido socialmente, es muy simple caer en la negación o minimización del inconveniente. Absolutamente nadie salvo nuestra persona puede apreciar si tiene un inconveniente y verdaderamente podría ser dependiente a las comunidades. Ahora, te ofrezco una guía de autoindagación a fin de que logres apreciar por ti si quizás podrías identificarte:

  • ¿Pierdes el control sobre la proporción de tiempo que desearías invertir en las comunidades? ¿Debes perder la noción del tiempo y quedarte como “en otro planeta”?
  • ¿Usas las comunidades en instantes en los que habías decidido que no deseabas meterte en las redes? ¿Haces enormes sacrificios por reprimir ingresar en las comunidades y terminas cayendo más allá de poner tu fuerza de intención? ¿Las promesas que te haces a ti oa otras de parar de pasar tanto tiempo en las comunidades terminan en “buenas pretenciones” que no llegan a cumplirse?
  • ¿Sientes que de alguna forma en el momento en que andas en las comunidades se calman las cargas del malestar de tu vida? ¿Sientes que en la mayoría de los casos en el momento en que usas las comunidades buscas evadirte de la verdad?
  • ¿Tras ver comunidades sientes una sensación de culpa o vacío que al cabo del tiempo te hacen estimar regresar a meterte en las redes? ¿Piensas que las comunidades podrían estar de fondo provocando padecimiento en tu vida?
  • ¿Pierdes ocasiones que podrían traer prosperidad a tu vida para estar en las comunidades? ¿Sientes que te hace desaprovechar tu tiempo?

Deja un comentario