elementos constitutivos de la atenuante de la grave adicción

STS (Salón 2a) de 20 de febrero de 2020, rec. nº. 2697/2018. Ingresa al archivo

¿Qué es el atenuante por consumo de drogas?

El consumo de substancias estupefacientes puede operar como situación eximente o atenuante de la compromiso criminal en la comisión de un delito.

En dependencia de las situaciones concurrentes, el consumo de substancias estupefacientes puede ofrecer sitio a la exención total de pena, oa una rebaja penológica de entre uno y 2 grados, respecto de la pena sosprechada para el delito cometido.

Eximentes incompletas

Las eximentes incompletas son aquellas que eximen de la compromiso criminal en las situaciones en que no concurren todos y cada uno de los requisitos precisos a fin de que se genere esta exención. O sea, están en un estado intermedio entre la compromiso total y la falta de compromiso completa.

Son situaciones mitigantes:

Posesión o tenencia

Para calificar la posesión o tenencia como destinada al tráfico, la jurisprudencia se apoya en las proporciones detectadas en posesión del estas proporciones son inferiores, en el momento en que se pruebe el ánimo de traficar.

En lo que se refiere a la posesión o tenencia, hay que añadir que no va a ser precisa la tenencia o detentación material de la sustancia, sino va a bastar con tener la pura disponibilidad, como sucede, para ejemplo, en las situaciones de los envíos postales de sustancia o con los amos o jefes de organizaciones delincuentes, quienes la tienen a su disponibilidad, si bien no los tengan materialmente.

Doctrina general

En distintas resoluciones, la Salón Segunda dejó predeterminado que «(…) para las eximentes o mitigantes no actúa ni la presunción de inocencia ni el principio in dubio pro reu . La deficiencia de datos para apreciar si hubo o no la eximente o atenuante pretendida no establece su apreciación. Los hechos constitutivos de una eximente o atenuante tienen que quedar tan acreditados como lo primordial».

La sentencia concluye aseverando que esta doctrina no equivale a reclamar una prueba irrefutable para utilizar las eximentes o mitigantes. Y añade que en el enjuiciamiento penal el juzgador debe desplazarse en el lote de la posibilidad. Esto tanto en relación a los hechos que logren dañar al acusado como en relación a los logren beneficiarle. De esta manera, asegura el TS, «a fin de que un hecho logre reputarse probado vamos a deber asistir a criterios vinculados con la iniciativa de posibilidad razonable o prevalente». Un hecho (amenazante o bueno) se considerará probado si, «desde el desempeño brindado por los medios probatorios desarrollados en el juicio (logrados de manera legítima y desarrollados regularmente) se evidencie como enormemente posible, excluyendo cualquier otra opción alternativa , igual o similarmente válida, desde el criterio epistemológico (…)».

Deja un comentario