efectos tratamientos adicciones a drogas y alcohol sobre sexualidad

La búsqueda de substancias que mejoren la satisfacción sexual construyó un deseo extensamente buscado por hombres y mujeres. Pero la verdad, contrastando múltiples estudios científicos, es que las drogas son contrincantes para la contestación sexual, el exitación y el trueque amoroso.

Las prácticas sexuales prosiguen rodeadas de varios mitos, y en el momento en que se asocian al consumo de drogas la verdad es muy distinta de de qué forma varios se prefiguran. El consumo de substancias para impulsar la experiencia sexual es una práctica de peligro que, si bien en ciertos casos puede sugerir algunos efectos, es algo que de forma rápida se regresa en oposición a los individuos, ocasionando cada vez más y más inconvenientes.

Abuso sexual puede beneficiar la perpetuación del consumo de drogas

Ahora desde un criterio popular, en comparación con el hombre, la mujer con inconvenientes de abuso fué vista de diferente, tolerando un mayor nivel de reproche y menos acompañamiento popular y familiar; esto puede beneficiar la perpetuación del consumo, generando un deterioro no solo psicoorgánico, sino más bien asimismo popular y familiar.

A nivel biológico hay diferencias visibles. Los efectos sobre el aparato reproductor son reseñables. Se conoce que desciende la fertilidad y altera el período menstrual.

droga

Por otro lado, el consumo de tabaco, alcohol u otras drogas a lo largo del embarazo supone graves peligros para el feto y el bebé, puesto que estas substancias atraviesan la barrera placentaria y hematoencefálica (pared de los pilíferos encefálicos que hace difícil o impide el no ciertas substancias desde la sangre al sistema inquieto). Asimismo pasan a la leche de la mamá.

¿La cocaína es afrodisíaca?

Otro de los enormes mitos socios a los efectos de las drogas en la sexualidad es el próximo: se estima que a fin de que la cocaína tenga un fuerte efecto incitante, este efecto asimismo se generará a lo largo de las relaciones íntimas. Pero la verdad es muy diferente.

Si bien su empleo ocasional aumenta las experiencias anatómicos y genera un estado eufórico, las secuelas del consumo de cocaína en la sexualidad tienden a ser contrarias al mito. Frente todo, es esencial avisar del colosal potencial adictivo que tiene esta sustancia, con lo que un consumo supuestamente inofensivo y ocasional puede derivar en una seria adicción. Por este motivo, vamos a comentar los resultados consecutivos que tiene la utilización continuado de la cocaína en la sexualidad y las formas de proceder de peligro.

José Luis Martín Herrero

Enfermero CAD Arganzuela

Deja un comentario