efectos negativos de la adiccion a las drogas

En la sociedad de la cual formamos parte hay muchos géneros de drogas, están los calmantes, los sedantes, los estimulantes y los psicotrópicos, estos 2 últimos desarrollan dependencia, alteran el estado anímico tal como la percepción de la verdad , afectando de forma negativa al organismo humano.

  • Afectan a la memoria, al control cognitivo, generan una enorme pérdida de neuronas y ocasionan daños permanentes en el cerebro.
  • Causan ansiedad y modificaciones en el sueño.
  • Tienen la posibilidad de ocasionar trastornos sicológicos como esquizofrenia y paranoide.
  • Alteran el desempeño habitual del corazón en tanto que genera una variación en la presión arterial.
  • Desgastan el sistema inmune haciéndolo mucho más susceptible a patologías o infecciones.
  • Incrementan el peligro de tener anomalías de la salud respiratorias como la neumonía, dolores en el pecho y daño en los pulmones.
  • Causan inconvenientes en el ambiente laboral o popular, en tanto que la gente detallan pérdida de interés en su trabajo o en distintas ocupaciones sociales.
  • Los cambios radicales de humor tienen la posibilidad de perjudicar a la relación con la familia o los amigos y los puede conducir a enormes pérdidas económicas.

Problemas médicos mental

En el mundo entero, bastante gente consumen drogas y alcohol para calmar trastornos de salud psicológica como la ansiedad, la depresión y el trastorno de agobio postraumático ( TEPT ). A pesar de que los efectos de las substancias dan un alivio en un corto plazo y experiencias de euforia, en un largo plazo exacerban las condiciones de salud psicológica y causan resultados consecutivos conductuales que tienen dentro paranoia, agitación, pérdida de memoria en un corto plazo y alucinaciones .

Aparte de todo lo mencionado, las adicciones tienen la posibilidad de tener un encontronazo tal en la salud psicológica de un individuo que comienza a aislarse del resto, se abstiene de formar parte en ocupaciones diarias, como proceder a trabajar , y experimenta adversidades financieras.

Diferencias entre adicción física y sicológica

La adicción se puede clasificar en física y sicológica. La adicción física se genera en los sitios del cerebro donde las neuronas crean la necesidad de consumir de manera compulsiva, esto sucede en el momento en que el cuerpo se ha habituado a la sustancia.

Por su lado, la adicción sicológica es la necesidad de consumo de substancias a nivel sensible; este suceso actúa en los pensamientos del sujeto perjudicado. Frente a una situación agotador o algún inconveniente rutinario, el dependiente asiste a las drogas para agradar su angustia o ansiedad. Por consiguiente, no hay una dependencia física como tal, sino más bien un avance sensible.

Efectos a corto y largo período

Según enseña el dr. Mosca, las substancias psicoactivas ejercitan un efecto directo en las neuronas y células gliales, lo que puede ocasionar muerte cerebral y daño a la composición y vascularización del cerebro. “Las drogas desarrollan daño cerebral por vía del daño vascular, a las células de soporte y de forma directa sobre las neuronas. El cerebro de un dependiente se marcha muriendo de forma rápida, reduce su volumen y marcha cada vez de manera mucho más insuficiente”, apunta.

Estos efectos negativos asimismo tienen la posibilidad de alcanzar al resto del organismo, provocando daños en la piel, el sistema endocrino, cardiovascular, hepático y reproductor, entre otros muchos. Las modificaciones tienen la posibilidad de ser irreversibles y mortales. “En forma de ejemplo, la mariguana genera un daño selectivo sobre el hipocampo que perjudica a la aptitud de concentración y la memoria, tal como al sistema límbico, que predispone a los trastornos depresivos y de pavor. El alcohol genera daño hepático, que lleva a la cirrosis y la insuficiencia hepática, tal como genera un daño cortical global a nivel cerebral. La cocaína, por su lado, genera microinfartos vasculares en el cerebro y puede conducir a un infarto cardiaco”, añade el académico de la Facultad San Sebastián. Esta última es una substancia psicoestimulante que activa los receptores dopaminérgicos del cerebro. “Actúa de manera directa en el circuito mesolimbico de la recompensa, provocando euforia, taquicardia y una percepción de la verdad ampliada. En un largo plazo el cerebro optima economizando la actividad cerebral, bajando los escenarios de energía y euforia, y la persona sigue en un incesante sopor depresivo del que solo logra salir al regresar a consumir. Esto lo realiza cada vez en mayores proporciones, solo para dejar de sentirse mal”, enseña. Por otro lado, el consumo de drogas transporta a un círculo vicioso, en tanto que estas substancias desarrollan adicción y urgencia por su empleo, con un consiguiente síndrome de abstinencia.

Causantes ambientales

La familia, los amigos o el nivel social y económico influyen en buena medida. Padecer crueldad intrafamiliar, abuso físico o sexual, agobio, ansiedad o la predominación de las amistades puede lograr que se finalice cayendo en el consumo de drogas.

Por servirnos de un ejemplo, ser hombre o padecer un trastorno de salud psicológica incrementa sensiblemente la posibilidad de consumo.

Deja un comentario