efectos fisicos en rostro de la adiccion a la cocaina

Así, Julián Conejo-Mir Sánchez, dermatólogo especialista para la Fundación Piel Sana, enseña que “la afectación cutánea es mucho más recurrente en las drogas que se gestionan por vía parenteral (inyectadas)”. Como un ejemplo muestra que «tanto los abscesos como la celulitis se muestran en un 22 a 65% de los adeptos a drogas que se gestionan de esta manera».

Específicamente, “hay una mayor continuidad de dermatitis seborreica y lesiones de hiperqueratosis en los dedos de las manos y en las palmas”. Además, en las situaciones mucho más graves puede darse aun un “cambio de la morfología de la cara, con una piel nasal de color rojo, con telangiectasias y punta nasal mucho más achatada y hundida paulativamente”. Frecuentemente son estos signos faciales los que nos hacen detectar a un individuo como adepta.

¿Qué debemos entender de la cocaína?

Esta entrada de Blog aparece con el objetivo de mentalizar sobre las secuelas que el consumo de cocaína tiene sobre nuestra salud. Y, evidentemente, de las modificaciones que se generan en la vida del dependiente que consume esta substancia de manera continuada y sus familiares.

La cocaína es una sustancia incitante poderosamente adictiva. El consumo de cocaína ha incrementado en las últimas décadas. Lamentablemente, se ha normalizado el consumo de cocaína. Y, cada vez resulta mucho más simple entrar a ellos.

Consumo de Drogas

A pesar de que los efectos dañinos mucho más esenciales de las drogas afectan al accionar (alucinaciones y también ilusiones) y al sistema inquieto central (accidentes cerebro vasculares, infarto agudo de miocardio), crisis hipertan asimismo se alargan a la piel. Si bien todas y cada una de las drogas generan efectos dañinos en la piel, la mucho más usada y mucho más famosa es la cocaína.

El abuso de la cocaína es en este momento el inconveniente mucho más veloz y creciente de la sustancia entre las clases medias.

Efectos subjetivos agradables

Locuacidad, euforia, sensación de lucidez mental, omnipotencia, falta de fatiga y sensación subjetiva de aumentar las habilidades psíquica y física por disminución de la sensación tixa temperatura corporal y de la continuidad cardiaca, dilatación pupilar,

1.2. Taquicardia, arritmias y también hipertensión

El consumo de cocaína hace una vasoconstricción extendida, y consecuentemente hipertensión. La vasoconstricción provoca que el cliente de cocaína suela tener un aspecto pálido en la piel. La afectación del sistema circulatorio puede padecer un desenlace mortal en casos de intoxicación aguda. La utilización de drogas estimulantes como la cocaína o las anfetaminas causan este género de cuadros. En el momento en que un individuo tiene arritmias o taquicardias en una situación supuestamente habitual es susceptible de estar bajo los efectos de la cocaína. Hay que tener en consideración que, una vez consumida cocaína, el organismo tarda un tiempo en hacerla desaparecer absolutamente del organismo.

La manera mucho más frecuente del consumo de cocaína es la vía nasal. En el momento en que esta sustancia se aspira de manera aproximadamente recurrente, se generan unas lesiones peculiaridades del epitelio nasal. De ahí que es recurrente que un dependiente a la cocaína sangre por la nariz con determinada sencillez. En exposiciones recurrentes estas lesiones tienen la posibilidad de cronificarse y terminar necrosando los tejidos. En la etapa mucho más aguda del consumo de cocaína puede llegar a perforar el tabique nasal. De ahí que, una señal indudable que apunta al consumo de cocaína puede ser la rinitis crónica, el sangrado recurrente o las adversidades respiratorias.

Deja un comentario