efectos de las adicciones en la apariencia

La adicción a substancias es un padecimiento crónico, recurrente, progresivo ahora ocasiones mortal que se identifica por la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas o medicamentos (fármacos de prescripción médica)

) Anfetaminas / Metanfetaminas

Las Anfetaminas y Metanfetaminas son estimulantes que aceleran las funcionalidades del cerebro y del cuerpo. Los medicamentos vienen en pastillas, polvo o cristales en roca llamados hielo. Las tabletas para dietas de venta bajo receta asimismo están dentro en esta categoría.

Nombres recurrentes: Speed, anfetas, pastillas, meth.

Efectos sobre la piel:

  • En el momento en que un individuo se hace alcohólica y lleva a cabo daño hepático, su piel se hace opaca y de un color pálido y amarillento.
  • Se muestran infecciones de reiteración, alterando el sistema inmunológico.
  • Deprime la actividad osteoblástica y se asocia con modificaciones del metabolismo del calcio, el fósforo y el magnesio, aparte de modificar la síntesis de la vitamina D.
  • Reduce la actividad del sistema circulatorio, requerida para la correcta irrigación y nutrición de los tejidos.
  • Úlceras en las piernas, más que nada en diabéticos alcohólicos.
  • El envejecimiento que se muestra a quienes consumen alcohol se hace más rápido en el momento en que esta ingesta se acompaña a la noche, exposición al humo del tabaco y, como resulta lógico, a las llamadas drogas duras.

No obstante, es aconsejable la utilización frecuente de vino tinto, en pequeñas dosis (1-2 copas/día), que tiene dentro resveratrol, un fuerte antioxidante.

Los síntomas primordiales de una adicción conductual son:

  • Profundo deseo, ansia o necesidad incontenible de cerrar la actividad agradable.
  • Pérdida progresiva del control sobre exactamente la misma, hasta llegar al descontrol.
  • Abandono de las ocupaciones comunes anteriores, tanto las familiares, como las académicas, laborales o de ocio.
  • Estas secuelas negativas tienden a ser advertidas por personas próximas que se lo comunican al dependiente, que, no obstante, no detiene la actividad y se pone a la protectora, negando el inconveniente que padece.
  • Progresiva focalización de las relaciones, ocupaciones y también intereses cerca de la adicción, con distracción o abandono de los intereses y relaciones anteriores, extraños a la conducta adictiva.
  • Irritabilidad y malestar frente a la imposibilidad de cerrar el patrón o secuencia adictiva (abstinencia) y también imposibilidad de dejar de llevarlo a cabo, pasado un corto periodo.

La contrariedad para el afrontamiento de los inconvenientes, la baja autovaloración, la impulsividad, la no tolerancia a estímulos físicos o sicológicos desapacibles como el mal o la tristeza o un estado anímico depresivo o disfórico. Tal como la búsqueda de experiencias fuertes incrementan la predisposición y la puerta de inseguridad a fin de que un sujeto desarrolle una adicción por norma general y, de esa índole, particularmente.

Deja un comentario